Lifestyle

De Barack Obama a Louis Armstrong: la pasión de los famosos por la cerveza

En torno a ella giran conversaciones, deseos, encuentros... No hay mejor bebida para animar la vida social que la cerveza, capaz de convertir en locuaz al más taciturno de los mortales.

Barack y Michelle Obama en el Ollie Hayes Bar, en Dublín.
Barack y Michelle Obama en el Ollie Hayes Bar, en Dublín.

En los pubs anglosajones, reina como la bebida de la conversación, la que anima a cantar viejas canciones de amor o de sexo, a hablar de deporte un rato y de política más tarde, e incluso, en algunos rincones, de poesía y teatro.

Y lo mismo ocurre en los bares de Praga y en las animadas cervecerías madrileñas y tabernas españolas. Cambia el color de la cerveza, la temperatura a la que se sirve, la cantidad de espuma que la corona... Pero hay una cosa que no cambia nunca: la animación que propicia y genera.

Barack Obama

Barack y Michelle visitaron en 2011 la aldea irlandesa de la que procede una rama de la familia del ex presidente norteamericano. Allí, en Moneygall, el lugar del que huyeron sus ancestros en 1851, en plena hambruna irlandesa, Obama no tuvo reparo en ir a tomarse junto a su mujer unos vasos de la clásica cerveza negra en el Ollie Hayes Bar, en plena Main Street (arriba en la imagen). Por cierto, el expresidente insistió en pagar de su bolsillo la bebida. “La Guiness sabe en Irlanda mucho mejor que en ningún otro lugar del mundo”- dijo entonces Obama.y más allá de cuestiones geográficas, climáticas e incluso sociales y amicales, el primer presidente negro de la historia de los Estados Unidos atinó en enunciar una de las claves que distinguen una de otra cerveza, e incluso, dos vasos de la misma: "Aquí tiran la cerveza mucho mejor".

Steve McQueen, uno de los amantes de la cerveza más estilosos del cine americano.
Steve McQueen, uno de los amantes de la cerveza más estilosos del cine americano.

Steve McQueen

La cerveza se consumía a litros en el Viejo Oeste. Steve McQueen, como buen norteamericano, era aficionado a esta bebida que mezcla bien con la conversación, pero también con el baile y con los ritmos vivos y alegres de la música country. En nuestros días, no hace falta decir de qué bebida estamos hablando cuando alguien dice que saques un six pack de la nevera. La fórmula de márketing perfecta: seis latas enlazadas por una cinta de plástico muy resistente.

Orson Welles se prepara para abrir un barril de cerveza bávara con un martillo.
Orson Welles se prepara para abrir un barril de cerveza bávara con un martillo.

Orson Welles

El director de cine fue un hombre aguerrido que aceptaba los retos. La jornada de trabajo ha terminado y hay que relajarse. Estamos en Munich, capital de Baviera y una de las capitales mundiales de la cerveza. A mediados de los años 50 se puso de moda utilizar pequeños barriles para ofrecer la bebida, y el ritual comienza con la ceremonia consistente en abrirlo. Luego, la cerveza será servida en jarras de loza blanca por mujeres rubicundas con aspecto campesino, y ayudará a engullir un codillo con los clásicos chucrut y puré de patatas. 

El actor escocés Sean Connery a comienzos de los años 60, en un descanso del rodaje de 'James Bond 007'.
El actor escocés Sean Connery a comienzos de los años 60, en un descanso del rodaje de 'James Bond 007'.

Sean Connery 

Ernest Hemingway no se hacía a la mar cuando iniciaba una larga jornada de pesca sin llevar unas cuantas cajas de cerveza, que le gustaba beber muy fría. Es una bebida que fomenta la conversación, pero después de unas cuantas botellas es posible que nos entre algo de modorra, como le ocurrió al recién descubierto Sean Connery. Una tumbona de lona y el efecto de la cerveza le permiten conciliar un sueño profundo en la cubierta del barco donde tenía lugar el rodaje. 

La inclusión de la mujer en el mundo laboral volvió normal su asistencia a bares para disfrutar, igual que ellos, de una deliciosa cerveza después de un día de trabajo.
La inclusión de la mujer en el mundo laboral volvió normal su asistencia a bares para disfrutar, igual que ellos, de una deliciosa cerveza después de un día de trabajo.

Años 40

La Segunda Guerra Mundial hizo que las mujeres alcanzaran una posición nueva y preeminente en una las de las potencias vencedoras. Después de años trabajando en la industria, conquistaron espacios reservados a los hombres en todas las esferas. Incluso en los bares, donde dejó de resultar extraño verlas junto a la barra pidiendo una cerveza y compartiendo con ellos esa amable convivencia de la jarra o el vaso cuando cae el sol. "Se lo garantizo, señor Okada, una cerveza fría al final del día es lo mejor que puede ofrecerte la vida", escribió Haruki Murakami. 

Las marcas mexicanas han cruzado fronteras y son muy populares en Estados Unidos y también en Europa, con o sin mezcla.
Las marcas mexicanas han cruzado fronteras y son muy populares en Estados Unidos y también en Europa, con o sin mezcla.

También con tequila

La primera fábrica de cerveza de todo el continente americano fue creada en México poco después de la conquista por los españoles. Por eso no es de extrañar que en el país azteca sea considerada como una bebida tradicional y que se toma a todas horas. También en la hora del cóctel, porque los mexicanos han descubierto algunos combinados ideales para las largas tarde calurosas de su país. La mezclan, por ejemplo, con tequila, o jugo de limón (la famosa Michelada).  

Louis Arstrong y el entonces alcalde de Berlín Willy Brandt aprovechan el final del concierto que acaba de dar la banda del músico para un rato de complicidad.
Louis Arstrong y el entonces alcalde de Berlín Willy Brandt aprovechan el final del concierto que acaba de dar la banda del músico para un rato de complicidad.

Louis Armstrong

Lo dijo una vez Jack Nicholson, y el gran actor sabe de lo que habla: "No hay en el mundo mejor bebida que una jodida cerveza". Una frase de difícil discusión que sin duda hubieran suscrito también Louis Armstrong y Willy Brandt, que aparecen en esta imagen insólita. Un pitillo encendido tras una cena ligera acompañada de una buena cerveza resume una fórmula perfecta para este momento de relajación admirativa. 

David Beckham en un bar neoyorquino viendo un partido de baloncesto.
David Beckham en un bar neoyorquino viendo un partido de baloncesto.

David Beckham

David Beckham toma un sorbo de cerveza en un bar de Brooklyn. El local se ha llenado para ver a los Nets, que juegan lejos de su cancha un difícil partido contra los Miami Heat. La fórmula funciona en innumerables lugares de todo el mundo: un partido, da igual que sea de fútbol o baloncesto, acompañados de una cerveza, genera un sentimiento de comunidad que une a los fans de un mismo equipo. Si la cerveza es buena y tu equipo gana, mejor que mejor. 

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba