Desde su fundación en 2001, Bodegas Ysios ha rendido homenaje a la tradición de la región de la Rioja Alavesa sin dejar de explorar nuevas ideas, con el objetivo de obtener un vino de Rioja contemporáneo. Ysios Finca El Nogal se presenta como un ejemplar que completa la familia de la bodega Ysios, convirtiéndose en una de las mejores marcas de Rioja con D.O. Ca. Rioja y certificación de Viñedo Singular. Esta nueva expresión proviene de una vendimia manual, con maceración prefermentativa y fermentación en depósito de madera abierto, con suaves bazuqueos durante 14 días y de un envejecimiento de 20 meses en barricas francesas de 225 litros.

En la vinificación de los más antiguos viñedos utilizan caballos con el fin de proteger el suelo, tratada con una técnica artesanal donde el cuidado de la tierra adquiere gran importancia. Ysios Finca El Nogal es un vino de autor realizado mediante procesos de elaboración propios. Por ello acaba de obtener su certificación como Viñedo Singular gracias a su extensión geográfica donde el viñedo y las uvas cultivadas se han aislado para mantener su calidad superior. La zona de El Nogal es una parte de tierra protegida y diferenciada por su ubicación, altura y clima, y sobre la que se ha intervenido mínimamente para la labranza de la tierra y elaboración de sus vinos.

Poniendo en valor el origen geográfico de la parcela, esta expresión proviene de un viñedo de 1,3 hectáreas situado en Elvillar y plantado en 1960, entre los 570 y 580 metros sobre el nivel del mar. Su suelo pobre y profundo, junto a su exposición a poniente, da lugar a un ciclo vegetativo relativamente corto, con bajos rendimientos y uvas de elevada concentración. A pesar de los bajos volúmenes y unos grados alcohólicos ligeramente más elevados, la añada 2017 supuso un antes y un después en algunas de las parcelas, con un nivel de calidad y pureza nunca visto antes.

Cata Ysios Finca El Nogal

Vista: Profundo color rojo picota granate de capa alta.

Nariz: Complejo e intenso, con recuerdos de cassis, ciruela, moras, tinta china, regaliz, café tostado y especias.

Boca: En el paladar el vino es jugoso, amplio y estructurado, con toques de fruta de bosque, ciruela negra, mora, granos de café tostados. Vino con gran persistencia y un largo final lleno de matices.