Ellos son los que han conseguido captar la atención de la crítica y el público por su estilo y sus propuestas, los que están llamados a ser la nueva generación que cambie (otra vez, porque así es la moda) lo que llevemos o deseemos poseer en este 2016 que comienza.

Dentro de nuestras fronteras

Si buscamos aire fresco en la moda española, tenemos que poner la mirada en EGO, la plataforma de los jóvenes diseñadores de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid. El ganador de la pasada edición fue Xavi Reyes, un nombre ya conocido en el sector y que vio recompensado su esfuerzo con este galardón. La colección buscaba un equilibrio entre lo creativo y lo comercial, con su madre y su abuela como referentes estéticos, es decir, una mirada a los setenta. En la misma plataforma, destacó también por su trabajo coherente, lleno de personalidad y color la granadina Beatriz Peñalver. Sus diseños, divertidos y con clase, son toda una declaración de intenciones que ya visten muchas celebrities televisivas.

Xavi Reyes, Juan Vidal y Miguel Becer son algunos de los nombres españoles que conquistarán tu armario.

El Premio Nacional al Diseñador de Moda en la categoría de nuevo valor en 2015 se lo llevó Juan Vidal. El joven de Elda que ha crecido dentro del mundo de la moda y ha conquistado a todos desde que empezó a trabajar. Con dos premios L’Oreal a mejor colección, un premio T de Telva y un Who’s on Next en su currículum, ya se postula como uno de los llamados a tomar el relevo en el futuro de la moda patria. La elegancia innata de sus diseños, sus estampados cautivadores y su juego con los tejidos y materiales le convierten en uno de los preferidos de la nueva hornada. No podemos dejar de seguir el trabajo incansable de la pareja que se esconde tras María Ke Fisherman, que triunfan más fuera que dentro de nuestras fronteras con su estilo transgresor basado en técnicas de nuestras abuelas. Tampoco puede pasarnos por desapercibido el impulso a la moda masculina española que ha dado García Madrid con el apoyo de famosos y sus estilistas. Ellos han sido algunos de los nominados al premio nacional que finalmente se llevó Vidal.

El Who’s on Next de 2015 recayó en Mané Mané, la firma de Miguel Becer. Se trata de la cuarta edición de este certamen que celebra Vogue en colaboración con Inditex para premiar el talento más joven. La lucha de Mané Mané es salir de lo común, encontrar la inspiración con un lenguaje propio que nace de la indumentaria. Es elegante, pero tremendamente moderno.

El talento internacional

Los diseñadores portugueses Marta Maques y Paulo Almeida tienen la firma Marques’Almeida, que es la que ha conseguido en 2015 el codiciado premio LVMH (300.000 euros y un año de asesoramiento del grupo). Esta firma, con sede en Londres, mezcla los conocimientos y el saber hacer de Marta, que trabajó para Vivienne Westwood, con la experiencia de Paulo, que lo hizo para Preen. Ambos salen de Central Saint Martins, uno de los centros de estudios de moda más importantes y prestigiosos del mundo. Su propia firma empezó en 2011, desfila en la London Fashion Week y no ha dejado de recibir premios e importantes reconocimientos de la moda británica.

Self Portrait es una firma que enamora a actrices de la talla de Kristen Stewart, Elizabeth Banks, Lucy Hale y Reese Witherspoon. Creada en 2013, pertenece al joven diseñador malayo Han Chong (alumno de Saint Martins) que antes cofundó otra marca, Three Floor. Uno de los puntos fuertes de Self Portrait es su precio, uno de sus vestidos puede ser tuyo por 500 euros. Otro: su estilo femenino y la influencia de Alexander McQueen, ídolo de Chong.

De Gran Bretaña saltamos a Italia, donde el austriaco Arthur Arbesser se ha instalado con su firma, creada en 2013, tras trabajar para Armani durante siete años. Con un Who’s on Next y una nominación al LVMH 2015. Sus pasiones por el arte contemporáneo y la arquitectura se trasladan a sus diseños para moda femenina, con una estética muy personal, andrógina e interesante. Además de desfilar en la semana de la moda de Milán desde el principio, ahora se ha convertido en el director creativo de Iceberg. Dato: también estudió en Saint Martins.

Y ahora volamos hacia París, cuna de la alta costura donde también los talentos emergentes empiezan a marcar su territorio. Uno de los que más suena es el joven de 25 años Simon Porte, tras Jacquemus, y lo hace porque su moda llama la atención. Para bien o para mal, es un nuevo enfant terrible (ni siquiera terminó los estudios de diseño) que busca su sitio a golpe de colección, nominación y un conceptualismo abrumador. Tras varias nominaciones, en 2015 el jurado del LVMH decidió otorgarle un premio especial. Un jurado formado por  J.W. Anderson (Loewe), Nicolas Ghesquière (Louis Vuitton), Marc Jacobs (Marc Jacobs), Karl Lagerfeld (Fendi), Humberto Leon and Carol Lim (Kenzo), Phoebe Philo (Céline), Raf Simons (Dior), Riccardo Tisci (Givenchy), Delphine Arnault (Vicepresidenta ejecutiva de Louis Vuitton), Jean-Paul Claverie (asesor de Bernard Arnault) y Pierre-Yves Roussel (Presidente de la LVMH Fashion Division). La filosofía de Jacquemus es la couture moderna: refinada, espectacular y mezclada con zapatillas deportivas y camisetas.

Mientras tanto, en la Gran Manzana, Max Gengos abandera eso del lujo responsable. El joven ha estudiado en grandes escuelas de diseño (entre ellas Parsons) antes de terminar el instituto y ha nacido dentro del negocio de las joyas. Fue becario para Marc Jacobs, Calvin Klein, Anna Sui y Derek Lam, entre otros antes de crear su propia firma en 2013. Su primera colección ha sido Resort 2015 y en ella ha puesto de manifiesto su ética responsable con la fabricación de sus diseños (tejidos italianos, franceses o estadounidenses, trabajadores artesanos de Nueva York). Estilo minimalista y urbano, monocromatismo y sofisticación propia del diseño que se espera en la pasarela neoyorkina.