Para los que creemos que un helado es fantasía y algo más que una masa insípida pegada a un palo, Della Sera es un lugar obligado. Mucho hay que agradecer a Angelines González y a Fernando Sáenz por haber dado un repaso a la industria de los helados desde la capital de La Rioja, Logroño. En la calle Portales, famosa por ser una vía gloriosa para el tapeo, y no lejos del Caballo de Espartero, que siempre es un referente, se encuentra esta heladería que a nadie deja indiferente.

Aquí un helado es un pequeño ‘juego’ gastronómico. Su crema de limón con aceite de Alfaro compite con el de frambuesa con vinagre balsámico de Haro… ¿Mi favorito? Pues el de queso de cabra o el de melón-melante con moscatel. Las creaciones no son un simple nombre: detrás hay un largo proceso de investigación. No es extraño que Francis Paniego o Luis Aduriz colaboren con el proceso de elaboración de los productos en alguna temporada.

La Heladería della Sera es uno de esos sitios que ya se han convertido en referentes y puede presumir de haber cumplido su primera década. Cuando Fernando te ofrece una de sus creaciones siempre tiene un pequeño toque didáctico, que por algo ha sido profesor en la Carpigiani Gelato University de Bolonia, la primera universidad mundial en torno al universo del helado. De hecho, hace poco ha promovido, junto a Angelines, el evento Conversaciones Heladas, que ha reunido a Javi Antoja, Xevi Ramón, Rubén Valbuena o el ya citado Francis Paniego. Lo dicho, aquí “el que prueba repite si el bolsillo lo permite”… Y como el precio es asequible, repite todo el mundo. Tarrina pequeña, 2,40 euros.

FICHA

Nombre: Heladería Della Sera

Dirección: Calle Portales, 28.

Código Postal: 26001

Localidad: La Rioja

Web: www.obradorgrate.com