Una mezcla es una expresión personal de uno mismo. Ya sea en una obra de arte, en una receta de alta gastronomía o en un traje confeccionado a medida, los pequeños detalles conforman grandes experiencias. En cualquier disciplina donde la creatividad sea la protagonista, la libertad es el punto de partida que da comienzo a un camino marcado por la inquietud y la búsqueda de la autenticidad.

En este camino se embarca Royal Bliss, la marca premium de mixers, imprimiendo un mensaje de aventura en cada una de sus variedades. Bajo el lema Freedom to mix, Royal Bliss concentra en nueve sabores de mixers un mundo de combinaciones y la respuesta a la pregunta "¿por qué no?". Disfrutar del presente y salir de la zona de confort se antoja necesario en tiempos en los que la idea de libertad adquiere un significado especial. Tocadas todas sus variantes por el espíritu de la diversidad, la fusión con toda clase de destilados permite dar vida y forma al creador que todos llevamos dentro. La versatilidad define cualquier elaboración realizada con Royal Bliss, una marca que no subestima el concepto de premium, reinterpretado en todos sus productos como sinónimo de calidad.

Lejos de presentar el arte de la mezcla como una ciencia exacta, esta familia de mixers aborda la idea del cóctel como un símbolo de modernidad e innovación, tanto dentro del marco social como en el entorno doméstico. La capacidad de concebir distintas versiones de uno mismo responde a la necesidad de experimentación y renovación del consumidor contemporáneo. Así, Royal Bliss es el reflejo de una generación de paladar educado y exigente, en la que el poder de la mezcla es también un poder de decisión.

En busca de la esencia personal

En el último año, la popularidad de los cócteles hechos en casa ha construido una cultura del destilado asentada sobre la sencillez y la imaginación. Además de saciar la sed y alegrar el espíritu, los tragos largos se presentan como un lienzo en blanco, una nueva forma de arriesgar para una generación de consumidores que no tiene miedo al cambio. Con solo tres ingredientes, la bebida alcohólica, el mixer y el aderezo, el mundo de los cócteles adquiere una nueva dimensión en manos de los maestros de Royal Bliss. A partir de la combinación de complejos sabores, la riqueza de matices conforman un repertorio marcado por la calidad y la evolución.

Entre sus productos estrella, la Vibrant Yuzu Tonic Water reinterpreta la idea de tónica clásica gracias a sus notas amargas y sensación cítrica; o la Creative Tonic Water, que consigue el equilibrio entre el amargor de la tónica tradicional y un amable dulzor. Una familia completa, en la que todas las tipologías de consumidores encuentran su mezcla perfecta: desde los que buscan el clásico sabor amargo y mucha burbuja hasta los que desean innovar en alternativas aromáticas que aporten carácter y diversidad, como por ejemplo, la Bohemian Berry Sensation, marcada por toques de lichy, fruta de la pasión y melocotón. Todo el mundo tiene cabida en la familia Royal Bliss, gracias a su poder de transgresión y a sus extraordinarios matices, que otorgan a la elaboración del cóctel un nuevo valor de experimentación y atrevimiento.

El cóctel como obra de arte

La importancia del sabor, el color o la estética de un cóctel aproxima esta elaboración a la inspiración artística. Porque para crear es necesario arriesgar, alejarse de las tradiciones que a veces condicionan el presente y estar preparados para despertar un universo de sensaciones. El aficionado de Royal Bliss inicia su camino con la elección de los ingredientes, hasta llegar a la degustación de su propia obra, siempre única y personal. El arte del mixing entabla así un diálogo entre texturas, aromas y sabores, en el que el consumidor cuenta su propia historia y abre en cada preparación un mundo de posibilidades, donde cada elemento habla por sí solo. En definitiva, una familia de mixers exenta de prejuicios y donde todas las mezclas son perfectas. La pureza y la elegancia despiertan los sentidos de una generación de consumidores preparados para el cambio, el riesgo y la liberación de la mente.