Concebido como el primer coche electrificado de la marca, con el Ghibli Hybrid Maserati se adentra en un plan de incorporar la movilidad sostenible a largo plazo. Los primeros modelos eléctricos de la marca serán los nuevos GranTurismo y Gran Cabrio, programados para 2022.

En esta versión híbrida reinterpretada del modelo lanzado en 2013, la marca ha conseguido mejorar sus prestaciones, como por ejemplo, la reducción del consumo de combustible con respecto a su versión V6 gasolina 350 cv. Con una mayor potencia y energía, este vehículo de tracción trasera está equipado con un generador de arranque por correa de 48 V que apoya al motor de combustión. Ofrece una aceleración de 0 a 100 en 5,7 segundos y una velocidad máxima de 255 kilómetros/hora por a la acción combinada de este motor 48 V y del motor de cuatro cilindros. Su caja de cambios automática CF es de ocho velocidades. 80 kilos más ligero que su equivalente sin electrificación, en este modelo el peso mejora su distribución gracias a la colocación del convertidor DC y la batería en la parte trasera.

Con una experiencia de conducción exclusiva, el Maserati Ghibli presenta un diseño audaz y una potencia procedente de los motores V6 o de la propulsión híbrida.

Como denominador común en los nuevos modelos de tecnología híbrida de Maserati, el color azul ocupa detalles del diseño exterior, como las salidas de aire laterales, las pinzas de freno y en el logo de la compañía presente en el pilar trasero. La conectividad permanente del automóvil es otra de sus ventajas, esta vez a través del sistema Maserati Connect, incluido en un modelo de la casa italiana y que permite actualizar periódicamente el software, verificar las condiciones técnicas del propio vehículo y monitorizar el mismo en caso de emergencia.

Albert Rivas, Director General de Maserati Barcelona, fue el encargado de presidir la presentación que tuvo lugar en Barcelona, en la que explicó la adaptación del nuevo modelo a las necesidades actuales de evolución de la industria automovilística, conservando, eso sí, el rugido de su motor, tan característico de la firma.