Crear belleza bajo principios sostenibles no siempre es tarea fácil. La nueva generación de diseñadores está construyendo una industria basada en la investigación y el empeño por combatir la gran cantidad de desechos originados en los procesos de producción. Desde la frustración de ver un planeta corrompido por la mano del ser humano, nace el afán de los creadores emergentes por preservar los limitados recursos que la naturaleza ofrece. El resultado se materializa en la creación de firmas ecológicas que creen que es posible cambiar el mundo si cambiamos la forma en que lo miramos. Es el caso de Parafina, la marca española de gafas que ofrece al mundo de la óptica una alternativa sostenible gracias a un repertorio de modelos elaborados con materiales 100% reciclados.

Así, Solán de Cabras y Parafina se han unido en una edición limitada de gafas de sol elaboradas a partir del plástico PET 100% reciclado de sus botellas de agua. Un idea que tiene su origen en la filosofía de ambas compañías por la protección del medio ambiente, sumándose a la tendencia del upcycling - la reutilización y transformación de materiales usados para crear otros nuevos-, en una apuesta por dar forma a una industria de la moda que pone su atención en las fuentes y el origen sostenible de sus materiales de producción. Solo son necesarias tres botellas de plástico PET de Solán de Cabras para fabricar estas gafas de sol ligeras, resistentes y flexibles, símbolo de una nueva forma de proteger la atmósfera, los océanos y todos los recursos naturales que nos ayudan a desarrollar nuevas tecnologías y manufacturas.

En la imagen, de arriba abajo, modelo 'Salina' y 'Cauce' de la nueva edición Parafina x Solán de Cabras.

La visión del mañana

Desde hace cinco años, Parafina Social Project es el proyecto que la firma de gafas ha construido en Paraguay con el objetivo de escolarizar y ofrecer ayuda social a decenas de niños de un pequeño suburbio de la ciudad de Asunción. La escuela donde realizan esta acción benéfica se ubica en Fátima, un pueblo a las afueras de la capital, donde las frecuentes inundaciones y desechos de basura contamina el entorno natural y los ríos cercanos a la ciudad. Más del 35% de la población del país vive en situación de pobreza, lo que dificulta el acceso de los niños a una educación de calidad. Con este proyecto, Parafina adquiere el compromiso de proporcionar becas educativas y un futuro mejor a la infancia de esta pequeña región de Paraguay, donando un 5% de los ingresos de cada gafa vendida, así como el material escolar necesario elaborado a partir de materiales reutilizados.

Se trata de una colección de gafas polarizadas, con lentes espejadas y que reducen los brillos, el estrés óptico y ofrecen un mejor contraste.

Sostenibles de comienzo a fin

Parafina cuenta con unos estrictos procesos de fabricación con los que proporciona a sus gafas un nuevo valor ecológico y social. La investigación y el trabajo realizado a partir de materiales reciclados ha hecho posible una colaboración con la que se lucha de forma activa para mantener el plástico dentro de su ciclo y fuera de la naturaleza. Por su parte, Solán de Cabras ha integrado en los últimos años una firme filosofía de sostenibilidad a sus procesos de producción, fabricando envases que no dañan el medio ambiente y presentando su agua mineral a través de una mirada sostenible al futuro. Por ello, la marca anunciaba este año el lanzamiento de su gama de botellas hechas 100% de otras botellas.

Los modelos de esta edición se presentan en el icónico color azul de Solán de Cabras, con un resultado elástico y ultra-ligero, gracias a su cuidado proceso de fabricación. Un total de cinco modelos que cuentan con lentes polarizadas para bloquear los reflejos de la luz, mejorando la visión y reduciendo la fatiga visual. La colección está disponible en la web de Parafina, la tienda online de Solana y la tienda Wahou!byMahou (Calle Augusto Figueroa 21, Madrid).