Matilda Rapaport fue una carismática esquiadora sueca, especializada en freeride, que murió a los 30 años de edad tras ser sepultada por un alud de nieve. El 14 de julio de 2016 grababa imágenes para un videojuego en la estación de esquí de Farallones, a unas decenas de kilómetros de Santiago de Chile, cuando fue alcanzada por una avalancha. La deportista fue rescatada tras permanecer una hora y media debajo de la nieve e, ingresada en el hospital, se mantuvo en coma inducido hasta su muerte, que se produjo cuatro días después.

A su memoria, “a su espíritu, coraje y calor que sirvió de inspiración a tantos”, dedica Gabriella Le Breton The Ultimate Ski Book (El libro definitivo del esquí), otra exquisita publicación de Teneues, convertida en la biblia de una actividad que, como señala la propia autora, más allá de un deporte o una afición, se ha convertido en un modo de vida que conecta, de forma transversal, a hombres y mujeres de todo el mundo, inspirando la cultura, la arquitectura, el diseño y la moda de sus comunidades. No en vano el esquí puede practicarse en más de 6.000 estaciones de 75 países de los cinco continentes.

Fotografía tomada por Tim Hall, presente en el libro ' The ultimate ski book'.

La propia Le Breton, la autora del libro, es una apasionada del esquí, que comenzó a practicar cuando apenas tenía tres años mientras vivía rodeada de montañas en parajes de Austria y Suiza. Tras trabajar durante dos años en la estación estadounidense de Aspen, en Colorado, y terminar sus estudios universitarios, decidió que el esquí, definitivamente, jugaría un papel fundamental en su vida, no solo como una pasión que le ha llevado a saltar en helicóptero para esquiar en remotos rincones de Islandia, Canadá o los Alpes, o bajo la luz de la luna en Laponia, sino también a colaborar en numerosas revistas y periódicos. Actualmente, el poco tiempo que no pasa sobre la nieve, vive en una pequeña localidad de Kent (Inglaterra) con su marido y su hija pequeña, a la que trata de inculcar la pasión por las montañas y la nieve que transmitió Matilda Rapaport.

Muchos de esos lugares protagonizan las páginas de The Ultimate Ski Book, que incluye una selección de las mejores estaciones de esquí del mundo, acompañadas de útiles mapas y especificaciones: desde Aspen (Estados Unidos) –“mucho más –dice– que el lugar de las celebrities americanas– hasta Chamonix (Francia) –“historia del montañismo”–, pasando por Cortina D’Ampezzo (Italia) –“uno de los mejores paisaje del mundo”–, Kitzbühel (Austria) –“con sus calles adoquinadas y frescos medievales”– o Revelstoke (Canadá) –“la estación de los superlativos, con un descenso vertical de casi 1,8 kilómetros”–.

Fotografía  The Hike (La caminata), tomada por Tim Hall en Zürs (Austria).

Bajo el epígrafe Ski Nostalgia, el libro dedica su capítulo inicial a la historia del esquí, de cuya práctica se pueden encontrar rastros hace miles de años, como forma de vida de los primitivos exploradores o de los cazadores de diversos pueblos de Europa y Asia, un sinónimo de libertad que permitía a hombres y mujeres de todo la geografía viajar, comerciar y cazar. Sin embargo, Le Breton sitúa el origen del esquí como afición popular en la década de los 90 del siglo XIX y en varios nombres: el del noruego Fridtjof Nansen, que cruzó Groenlandia en esquí y consiguió, con el libro The First Crossing of Greenland (1890), suscitar la fascinación por la exploración entre otros del joven Sir Arnold Lunn, otro de los pioneros en la popularización del esquí, como lo fue también el hostelero suizo Johannes Badrutt, que promocionó la visitas a St Moritz en invierno y el disfrute del esquí.

'The ultimate ski book. Legends, resorts, lifestyle & more' es el título completo de este libro editado por Teneues, con 256 páginas y 200 fotografías.

Las leyendas del deporte también ocupan un lugar destacado en esta publicación, comenzando por el austriaco Franz Klammer, campeón olímpico en 1976., autor de un breve prólogo en el que reconoce: “El esquí ha sido mi vida, mi obsesión, mi sustento, mi propósito”. Y añade: “He esquiado con Gabriela (la autora) y sé lo mucho que ama las montañas y hacer grandes recorridos por la nieve, y su entusiasmo brilla a través de estas páginas mientras cuenta la historia de este hermoso deporte que tantos de nosotros amamos tanto”.