Es un secreto a voces que la inspiración punk y el tartán escocés serán los must de este otoño, pero de ahí a que se dejen ver en los escaparates de Gran Vía 8, eso son palabras mayores. Stuart Vevers y Junya Watanabe son los responsables de tamaña osadía. El director creativo de Loewe junto al diseñador nipón han decidido celebrar los 400 años de relaciones comerciales entre los dos países reinventando al niño mimado de la firma de lujo española, el Amazona.

El modelo Amazona nació en 1975. El primer bolso flexible de la historia, y tan suave que no necesitaba forro, vio la luz en los albores de la democracia, y como ya hiciera Christian Dior y su New Look en la postguerra parisina, Loewe quiso encapsular los vientos de cambio en un diseño de bolso para la mujer libre e independiente, la amazona. Desde entonces el Amazona ha colgado de los antebrazos más ilustres de la upper class española.

El Amazona tiene hasta su propio atelier. La posibilidad de customizar de manera exclusiva tan preciada adquisición se hace irresistible cuando la oferta es de 130.000 combinaciones posibles de tamaño, color y material. Cocodrilo brillante o mate, avestruz, cabra o ternera, asas y cantoneras personalizadas... solo hace falta tener de 1.500 a 25.000 euros para dar vida a nuestro avatar de amazona.

Si aún así nos cuesta decidirnos por el Amazona que nos combine mejor, para el próximo septiembre la customización nos viene dada. Watanabe (Comme des Garçons) ha desafiado a la piel de Loewe y le ha pegado denim, retales de tartán y topos, y ha creado un patchwork deluxe en una colección cápsula que se pondrá a la venta el 1 de septiembre en 40 tiendas Loewe.

Junto al bolso completan esta colección dos pantalones, una chaqueta de estilo tejano en napa, una falda de retales de cuero y una minifalda en cuero y denim.

Esta joint-venture hispano-japonesa es de edición limitada, así que aquel al que le guste juguetear con el esnobismo y la mezcla de punk y lujo le parezca supercool, que vaya haciendo cola.