Moda, diseño y sostenibilidad iniciaron a comienzos de este siglo un recorrido cuyo destino era sanar a un planeta tierra en crisis. Un propósito por el que las nuevas generaciones han manifestado, cada uno en su disciplina, su fiel compromiso con una causa que a todos ocupa: desde los diseñadores y artistas prescriptores del cambio hasta los consumidores, cuyos hábitos determinan finalmente el ritmo de una industria que persigue cerrar el círculo, es decir, regenerar los tejidos y materiales de forma constante, sin necesidad de crear otros nuevos.

Sudadera 100% de algodón orgánico (certificado GOTS), de Filantrop.

Confeccionada parcialmente con materiales reciclados, colaboración de New Balance con el artista y activista Jaden Smith.

Sillón Nuez Lounge BIO, de bioplástico, de Patricia Urquiola para Andrew World.

Envases biodegradables para transportar alimentos, de Cookplay.

Mesa de comedor elaborada a partir de plástico reciclado, de Revolución Limo.

El primer caviar certificado ecológico del mundo, de Riofrío.

Taburete hecho a mano en madera de roble, firmado y numerado, de Rispal.