La Molina, Girona | El paraíso del 'snowboard'

Cuando en el resto de las estaciones de España aún había que ascender con los esquís al hombro, en La Molina ya se podía utilizar el remonte. El primero (de todo el país) lo construyeron en 1943 y ahora son 15. Las 66 pistas (con un total de más de 70 km esquiables) garantizan diversión y adrenalina tanto para los esquiadores como para los snowboarders, que podrán disfrutar de un snowpark para ellos y del half pipe más grande de los Pirineos. La estación ofrece además circuitos de segway y 4x4.

· Cuenta con: 6 restaurantes + Centro de deportes adaptado + Descenso nocturno desde el refugio Niu de l’Àliga.

Candanchú, Huesca | El templo del esquí

A la sombra del pico del Aspe (2.645 m.) surge le estación más alpina y más veterana de España. Sinónimo de esquí deportivo desde 1928, Candanchú cuenta con 900 m. de desnivel y pistas panorámicas que se asoman a los valles de Aragón. Las 12 para principiantes permiten iniciarse en el deporte blanco con toda tranquilidad, mientras que para los más expertos hay 45 bajadas y tres recorridos para travesía. Existe además un jardín para niños que hace felices a todos los padres esquiadores.

· Cuenta con: 5 restaurantes en pistas + Après-Ski con terraza y DJ + Escuela de esquí.

Una mirada desde las pistas hacia los picos de Candanchú.

Astún, Huesca | Privilegios de nacimiento

Gracias a su ubicación orográfica privilegiada, la estación está protegida de las corrientes y cuenta con pistas de todos los niveles de dificultad que confluyen en la gran plataforma que forma el núcleo de la estación, lo que facilita la orientación y tranquilidad de los usuarios. Medio centenar de pistas, entre ellas seis de nivel negro, para expertos. La oferta de ocio se concentra en la cercana localidad de Jaca, a 40 minutos en los numerosos autobuses que las conectan.

· Cuenta con: 5 bares / restaurantes y 1 hotel en la zona de pistas + Estadio de competición + Snowpark + Zona de trineos.

Pistas de la estación de Astún, en el Pirineo de Huesca.

Javalambre, Valdelinares | Empezar a lo grande

Si te gusta el esquí pero aún te queda mucho por practicar, este es tu sitio. De las 33 pistas que suman esta estación y su vecina Formigal-Panticosa (ambas accesibles con único forfait), casi todas son verdes o azules. Para los más atrevidos hay cinco rojas, pero ninguna negra. La instalación cuenta también con pista de trineos, un snowpark y un funny track para los más pequeños.

· Cuenta con: Remonte propio para el snowpark + Freestyle zone + Pista de patinaje al aire libre.

Sierra Nevada, Granada | La estrella del sur

Sierra Nevada proporciona uno de los dominios esquiables más amplios y atractivos del sur de Europa. Con 110 km. y 21 remontes para sus 131 pistas, la estación de esquí más meridional del viejo continente puede presumir del mayor desnivel esquiable de la península: 1.200 metros de trazados pisados diariamente, limpios, amplios y sin obstáculos. Para los niños que se inician en la práctica del esquí, la instalación cuenta con un jardín alpino dotado de tres alfombras mecánicas de uso exclusivo para los más pequeños. El restaurante Alcazaba permite cenar a 2.700 metros sobre el nivel del mar. Entre los alojamientos, el cinco estrellas Rumaykiyya.

· Cuenta con: Área Mirlo Blanco para toda la familia + Wellness en YHi Spa + Esquí nocturno.

Imagen de la estación de esquí de Sierra Nevada.

Baqueira Beret, Lleida | Las pistas de la 'jet-set'

Desde siempre the place to be para los amantes del glamour aplicado a la nieve, en Baqueira se pueden practicar actividades exclusivas como el heliesquí, la equitación o terapias de spa. Los alojamientos están a la altura del nivel de glamour que se respira: para una estancia inolvidable, se puede reservar en el hotel Baqueira Val de Neu. Si se vuelve con hambre de las pistas, se puede elegir entre una amplia y refinada oferta gastronómica: el Wine Bar by Viña Pomal, La Borda Lobató by Ron Barceló o La Perdiu Blanca merecen una visita.

· Cuenta con: 20 puntos de restauración para todos los gustos + Una amplia oferta hotelera de gama alta.

Cerler, Huesca | La reina de la nieve

Nombrada durante tres años seguidos como la mejor estación española, Cerler aparece habitualmente en el ranking de las top 25 del mundo. Entre sus pistas destaca la llamada 9 km, la más larga del país, que nace en el Gallinero, a 2.630 metros de altura, para bajar hasta los 1.500. La estación tiene una dimensión ideal para disfrutar de la nieve (ni demasiado grande, ni demasiado pequeña) y surge en un entorno sobrecogedor, rodeada de más de 60 picos de 3.000 m. o más que coronan las pistas y dan vida a un paisaje asombroso.

· Cuenta con: DJ y música en directo + Ocho puntos de restauración a pie de pista + Circuito de esquí de montaña.

La belleza de las pistas de ski de Cerler, en Huesca.

Formigal-Panticosa, Huesca | Esquiar entre seis valles

Es el dominio esquiable más extenso del país, con 180 kilómetros de pistas repartidas entre seis valles. Especialmente adecuada para familias y niños, Formigal conforma un exclusivo paraíso del esquí accesible con un único forfait y conectado por un autobús que funciona durante todo el día. La estación es ideal para familias, niños y snowboarders, sobre todo para aquellos que practican la modalidad boardercross, ya que la estación cuenta con pistas especialmente diseñadas para ello. Para el aprés-ski, ¿qué tal una cena romántica en una cabaña a 2.000 metros de altitud o un paseo nocturno en trineo por una pista iluminada?

· Cuenta con: 165 km esquiables en 111 pistas + 25 cafeterías y restaurantes + Boutiques y hoteles de lujo.