Restaurantes

Las tortillas de Gabino, tortillas y mucho más

Las tortillas de Gabino, tortillas y mucho más
Las tortillas de Gabino, tortillas y mucho más

Nino Redruello es un magnífico cocinero que ha sabido hacer su propio hueco en la gastronomía madrileña. Tras haber trabajado durante varias temporadas en el mítico restaurante familiar de La Ancha y haberse formado en la escuela de Luis Irízar, Redruello pasó por fogones tan conocidos como Arzak, El Bulli, Lindsay House en Londres, Akelarre o El Cenador de Salvador. Fue en 1995 cuando decidió abrir su propio proyecto y surgió así Las Tortillas de Gabino; posteriormente vendrían La Gabinoteca, Fismuler y recientemente la extensión barcelonesa de Fismuler.

Tortillas de Gabino.
Tortillas de Gabino.

Las Tortillas de Gabino es uno de esos sitios en los que difícilmente uno se siente defraudado. Ambiente agradable, salón acogedor decorado por el estudio Arquitectura Invisible del hermano de Nino, cocina rica de esa que gusta a todo el mundo, precios comedidos… todo parece estar dirigido al disfrute del cliente.

No es por ello extraño que sus mesas se abarroten tanto entre semana como en fines de semana y es que cuando se come bien, el servicio es diligente y profesional (sensacional la labor de Ekaitz Almandoz a cargo de la sala) y los precios son coherentes, la recompensa termina llegando.

En su propuesta gastronómica producto seleccionado con mimo a diario que hace que la carta sea diferente cada día según la oferta del mercado y recetas tradicionales en las que puntualmente se introduce algún toque más vanguardista.

Navajas.
Navajas.
Judías verdes.
Judías verdes.

Navajas gratinadas, boquerones en adobo, judías verdes con crema de guisantes, albóndigas, guisos diferentes cada día… resulta obligatorio dejar espacio para sus afamadas tortillas. El nombre del restaurante se debe a Gabino, un cocinero que trabajaba en La Ancha y que según el padre de Nino "hacía las tortillas como nadie". La estrella de la casa es la tortilla y entre su amplia variedad destacan La Velazqueña (la clásica que hacía Gabino), la trufada o la guisada con callos. Decidan la que decidan, acertarán.

Si después les queda hueco el inevitable escalope Armando, presente en todos los establecimientos de la familia, es una opción perfecta.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba