Siempre se ha llamado “Viticultura de Montaña”, pero esos esforzados viticultores que cuidan las cepas en lugares imposibles también son auténticos héroes. Pendientes prácticamente verticales (algunas alcanzan el 85%), reconstrucción del viñedo para hacer bancales o terrazas con fin de poder acceder y cultivar… en definitiva, lugares a los que no puede llegar el hombre fácilmente y en los que todo debe ser manual ya que la llegada de las máquinas es imposible. Todo para hacer vino.

Se calcula que sólo hay un 5% de bodegas de estas características en todo el mundo. Trabajo, esfuerzo y la lucha del hombre contra los elementos. Y sí, en España hay varias denominaciones de origen en las que algunas bodegas, callada y valerosamente, así cultivan y cuidan las cepas para hacer la recolección en una especie de misión imposible. Auténticos acróbatas de la vid.

Laderas con un 85% de inclinación

La DO Ribeira Sacra destaca en este aspecto. Una orografía montañosa sobre el cañón del río Sil (entre Lugo y Orense) es la superficie de cultivo de muchos de sus viñedos. Y la altitud a las que se encuentran las cepas es una baza a favor de la sanidad de la uva y la calidad de sus vinos. La uva mencía en tintos y la godello para blanco son las variedades predominantes.

Algunas bodegas del Priorato (Cataluña) también se pueden encuadrar en este tipo de viticultura. La D.O. Priorat está enclavado en una pequeña zona de Tarragona, donde a veces la uva se cuida en costers tan pronunciadas que únicamente se puede cultivar si previamente se han construido terrazas o bancales a base de piedra, en forma de escalera, de manera que las grandes cuestas sean practicables.

Viñas viejas

En Asturias, la D.O. Protegida Vinos de Cangas se abre paso en un paisaje abrupto de grandes desniveles. En esta zona hay viñedos centenarios de viñas viejas que, situados en empinadas rampas, también nos permite hablar de viticultura heroica. Enclavada en la zona occidental del Principado, a finales del siglo XIX hasta obtuvieron premios internacionales en Francia, sin embargo, la sombra de la sidra (mayoritaria en Asturias) a veces hace olvidar que en Asturias también hay vino.

Corralitos de piedra

En la D.O. Arribes del Duero (Zamora y Salamanca) las viñas cuelgan sobre el gran río que las recorre entre escarpadas laderas y constituye uno de los paisajes más impresionantes que se pueden conocer. Igualmente están reconocidos los vinos de las Islas Canarias, entre ellos los de Lanzarote destacan y son “heroicos” debido a la dificultad para su cultivo: poquísima lluvia y fuertes vientos alisios.

Para remediar esto último se construyen corralitos de piedra en forma circular que protegen la viña del aire persistente. La Axarquía de Málaga, con sus deliciosos moscateles, posee viñas situadas a 700 metros de altura, mientras El Bierzo, algunas zonas de la denominación de origen, también se suma a esta esforzada manera de cultivar. 

Con todas las garantías

En 2011 se creó el Centro de Investigación, Estudio, Salvaguarda, Coordinación y Valorización de la Viticultura de Montaña (CERVIM), un organismo internacional que vigila y aglutina las bodegas que trabajan en estas difíciles condiciones y que se quieren adscribir.

Según sus normas, los viñedos deben situarse en una altura superior a 500 metros sobre el nivel del mar y las pendientes deben tener una inclinación mayor del 30%, entre otros requisitos; también se valora que los terrenos impidan la mecanización, una climatología extrema (como Canarias) o aislamiento y que sean variedades de uvas poco comunes.  La belleza del paisaje, en este caso, también suma.

En Europa son viticultura heroica el Valle de Aostra, Lombardía, Veneto en Italia ó Auvergne Rhône-Alpes en Francia, entre otros. En esta ocasión hemos seleccionado tres vinos españoles que cumplen con algunas de estas normas y son muy especiales.

1) De los Abuelos Viñas Centenarias 2020

B. Pago de los Abuelos/ D.O. Bierzo

PVP recomendado: 18 euros

Un vino rosado elaborado con uva mencía (y otras, que la bodega no desvela) procedente de cepas plantadas en 1902 por Mercedes y Gerinaldo, abuelos de Nacho Álvarez, su actual propietario. La altitud del viñedo se encuentra a 600 metros y la pendiente es del 51 por ciento. Cultivo manual, obviamente, para un vino con una crianza de tres meses en barrica de roble francés de 600 litros.

Bonito color rosa palo, aromas a fruta roja y en boca resulta vibrante, fresco, de amplio paladar y envolvente; una acidez perfecta que mantiene la intensidad del vino. Elegantes toques amargos en el retrogusto. De los Abuelos es la única bodega con distinción de Viticultura Heroica de la CERVIM en todo El Bierzo. Tiene una limitada producción de tan solo 500 botellas. Un vino muy personal que es una joyita.

2) Finca Río Negro 5º Año 2016

B. Finca Río Negro/ V.T. Castilla

PVP recomendado: 28 euros

Es la única bodega del centro peninsular adherida a CERVIM por su viticultura heroica, que practican en Cogolludo, en la Sierra Norte de Guadalajara. Con los viñedos situados a 1.000 metros de altura, es una bodega aislada cuya ubicación desafía los límites tradicionales del cultivo de la vid. La familia Fuentes se halla inmersa en la recuperación de los vinos de esta zona, especialmente tintos y un blanco de uva gewürztraminer.

5º Año es el vino más emblemático de la bodega y se elabora con tempranillo (70%) y cabernet sauvignon de viñedo propio, procedentes de las mejores parcelas. Fermenta en tinos (10.000 y 5.000 litros) y se cría durante 19 meses en barricas nuevas, ambos de roble francés. Aromas complejos (frutas, pimienta, cacao…) con recuerdos minerales. En boca es intenso y envolvente, con fuerza y volumen. Posee unas características que le auguran una larga vida como vino de guarda. Una serie limitada de 7.528 botellas.

3) Vitheras

B. Viticultores Heroicos Asturianos/ D.O.P. Cangas del Narcea

PVP recomendado: 20 euros

Una zona dedicada al cultivo de la vid desde el siglo XVI que la familia propietaria ha recuperado en su terruño. Las viñas crecen en bancales y escarpadas laderas que alcanzan los 600 metros de altitud, por lo que hay que vendimiar a mano y sin tractores. Están adscritos al CERVIM desde el principio.

El nombre del vino es la abreviatura del nombre de la bodega para un vino elaborado de manera ecológica a partir de albarín blanco y un pequeño porcentaje de moscatel de grano menudo. Aromas a manzana, pera y cítricos, con un perfume intenso; es equilibrado y persistente en boca. Largo y con unos ligeros amargos propios de la variedad albarín, autóctona de la zona.

Nota: Ninguno de los vinos mencionados se han seleccionado por motivos comerciales, su elección es una decisión únicamente de calidad y periodística. Los precios son meramente orientativos.