El tiempo de Cuaresma comienza con el miércoles de ceniza y se prolonga durante cuarenta días. Un periodo que marca la Iglesia Católica para recordar el periodo que Jesucristo pasó en el desierto y que conlleva no comer carne los viernes.

Como siempre, las privaciones acarrean consigo el despertar de la imaginación y la gastronomía no es menos en este aspecto. Existe una riquísima cocina de Cuaresma que gira en torno al pescado como gran protagonista. Numerosos platos conforman un recetario diverso y apetitoso, como ya contamos en Vozpópuli,  que terminará después de Semana Santa.

Vinos muy diversos

Ahora estamos en plena temporada cuaresmal, con el potaje de vigilia y el bacalao como grandes estrellas. Durante esta época es habitual que los restaurantes incluyan, de una u otra manera, estos platos en su menú, muy especialmente a final de semana. Como siempre, hemos seleccionado y catado tres distintos vinos -blanco, tinto y rosado- para ver con qué platos cuaresmales se llevarían mejor.

1) Senda 2017

Bodega Las Moradas de San Martín/ D.O. Vinos de Madrid

PVP recomendado: 9 euros

Un tinto fresco y aromático elaborado con garnacha a base de uvas procedentes de viñedos biodinámicos y ecológicos situados en los aledaños de la Sierra de Gredos.

El vino posee una crianza de diez meses en barrica de roble francés de 500 litros y cada parcela se vinifica por separado para llevar a cabo después el ensamblaje final en depósitos. Se embotella sin clarificar ni filtrar: esto puede provocar que el vino tenga posos, lo que no es en absoluto negativo, sólo habrá que tener cuidado de que no caigan en la copa.

Un vino de bonito color cereza con capa media y brillante. En nariz sobresale sobre todo el carácter de la uva, con alcohol y madera perfectamente integrados. En boca es algo astringente, con fuerza, largo y sabroso. Posee una magnífica relación calidad- precio.

Maridaje: Es un vino perfecto para el potaje de vigilia, un guiso cuya fortaleza recomienda un tinto de estas características. Con algo de madera -también le iría perfectamente un vino joven-, potente y fresco: demasiada barrica en el vino haría muy pesada la comida.

2) Viñas del Vero Chardonnay 2020

B. Viñas del Vero/ D.O. Somontano

PVP recomendado: 7,50 euros

Una bodega que introdujo las novedades tecnológicas más punteras desde que se inauguró. Hoy siguen elaborando este vino joven elaborado 100% con chardonnay, una de las uvas blancas más nobles que hay. Fresco y elegante, en nariz tiene frutas tropicales.

Viñas del Vero.
Viñas del Vero.

En boca ya se manifiesta la fortaleza de la uva chardonnay. Estructurado y expresivo, tiene cuerpo y volumen.

Maridaje: Es un vino ideal para el bacalao, un pescado potente que además se suele preparar en recias recetas, desde la salsa verde al rebozado, con tomate o en caldereta. También hará frente al congrio y, sobre todo, se comportará a las mil maravillas con los pescados azules al horno. Incluso, si hablamos de algún escabeche y siempre que sea suave- no hay peor combinación que vino y vinagre- resultará una feliz pareja.

3) Larrosa Rosé 2020

Bodegas Izadi/ D.O. Ca. Rioja

PVP recomendado: 7,25 euros

Un rosado riojano que va ya por su séptimo año desde que salió al mercado. Multi- premiado, forma parte de esos nuevos rosados de poco color que se han instalado en el mercado y hoy llevan el cetro, a imagen y semejanza de los rosados provenzales.

Se elabora con uva garnacha de cepas viejas (media de 45 años) de distintas zonas dentro de la denominación. Una apuesta personal de Lalo Antón, director general de la bodega, en un vino rosado con sello propio.

Es muy aromático y floral, suave y sutil. En nariz surge con fuerza también la propia uva. Ya en boca, posee una acidez ideal, es largo y con cuerpo. Un rosado muy bien hecho, redondo y que también haría un excelente papel en el aperitivo.

Maridaje: Con los buñuelos de bacalao, y en general con todos los fritos, este vino hará un magnífico papel ya que limpiará la boca. También irá a la perfección con las patatas con bacalao, que tiene fortaleza pero sin excesos. Si ya nos damos al marisco, especialmente con los langostinos tendrá mucho feeling, y desde luego con un buen arroz de pescado será una combinación ganadora.

Tres opciones- blanco, tinto y rosado- muy diferentes para que disfrutes plenamente de tus platos de Cuaresma en perfecta armonía con los vinos.

Nota

Ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos por las bodegas, ni se trata de algo comercial, su elección es una decisión únicamente periodística.