¿Fruta o madera?. Esa es la gran pregunta que intentan contestar los bodegueros en el mejor sentido de la expresión: “¡las dos!”. Porque un 'ten con ten' sería lo ideal para lograr el ensamblaje ideal, lo que no siempre se consigue con éxito si hablamos de vinos blancos fermentados en barrica.

Es muy fácil que las notas de madera pesen demasiado en el conjunto quitándole personalidad al vino. Los franceses son expertos en estas lides, una moda que no empezó en España hasta los años 80, cuando sólo contadas bodegas lo elaboraban (entre ellas Marqués de Murrieta y López Heredia, dos joyitas que siguen saliendo al mercado).

Vinos blancos con más 'bouquet'

Los blancos fermentados en barrica tienen más fortaleza debido a las notas que le aporta la madera, con lo que se consigue madurez, expresión potente y un mayor bouquet. Suelen ser vinos con bastante volumen en boca y peso específico en cuanto a aromas y sabor.

Este tipo de blancos combinarán muy bien con pescados al horno – especialmente azules-, aves o ternera en salsa, quesos, pastas o arroces de marisco. También con guisos de pescado de cualquier tipo e, incluso legumbres como las alubias estofadas

Por eso pueden hacer un buen papel durante toda una comida (a excepción de asados, caza y carnes rojas) y combinarán genial con pescados al horno – especialmente azules-, aves o ternera en salsa, quesos, pastas, arroces de marisco y un largo etcétera. Además su corpulencia los hace perfectos para degustarlos en invierno, acompañando guisos de pescado e, incluso, legumbres como las alubias estofadas. Por supuesto, en verano y tomados algo más fríos, seguirán siendo una delicia y haciendo su papel (por cierto, van bien con el gazpacho).

De distintos precios y características

Actualmente se hacen estupendos blancos fermentados en barrica y aquí traemos cinco ejemplos muy claros de ello. Son todos de la D.O. Ca. Rioja- donde esta elaboración es protagonista- aunque no nos hemos podido sustraer a seleccionar también un blanco de Marimar Torres (que elabora en Sonoma, California) debido a su excelsa calidad. Son vinos de distintos precios, como siempre elegidos previamente y catados.

1) Conde Valdemar Finca Alto Cantabria 2019

Bodegas Valdemar/ D.O. Ca Rioja

PVP recomendado: 15,75 euros

Estamos ante un vino calificado como “Viñedo Singular”, la máxima calificación de calidad en Rioja y que sólo obtienen aquellos parajes con notables propiedades (vejez de las viñas, bajo rendimiento, etc.). Elaborado con uva viura 100% y mosto flor (el mejor), fermentó en barrica de roble francés, con battonage semanal y crianza sobre lías durante 6 meses, también en roble francés. Un vino espléndido que lo tiene todo: ha conservado sus aromas a flores y frutas, junto a delicados tonos ahumados de fondo. La madera le otorga complejidad, volumen y elegancia. Perfectamente ensamblado, estamos ante un vino de guarda. Excelente relación calidad- precio para una edición limitada a 11.553 botellas.

2) Marimar Estate La Masía Chardonnay 2018

Bodegas Marimar Estate/ Sonoma County (California, EEUU)

PVP recomendado: 34 euros

Como cada año la bodeguera Marimar Torres nos deleita con sus vinos blancos californianos (Sonoma), de gran calidad y fáciles de encontrar en España. Un viñedo sostenible de chardonnay, llamado “Don Miguel” en honor al padre de la propietaria, situado a sólo 15 km. del Océano Pacífico, lo que otorga a las uvas características únicas: aromas más refinados, mayor concentración…se prensó en racimos enteros, fermentó en barrica y envejeció sobre lías nueve meses. Un blanco pleno: carnoso, redondo, elegante y con la acidez justa que le da el nervio ideal. Persistente, largo en boca, tendrá mucha vida en botella.

3) Tobía Selección de Autor Blanco 2019

Bodegas Tobía/ D.O.Ca. Rioja

PVP recomendado: 15 euros

Una bodega enclavada en el corazón de la Rioja Alta para un vino elaborado con un 50% de chardonnay- procedente de un viñedo de 770 m. de altitud-, junto a otro 50% de tempranillo blanca. Fermentan en barrica por separado, respectivamente en roble francés y en roble americano, para seguir con una crianza sobre lías finas durante 10 meses. Un vino muy peculiar por este ‘COUPAGE’ que posee notas a frutas tropicales, pastelería y cítricos, una mezcla sumamente interesante. En boca no defrauda: con cuerpo, es cremoso y muy fresco. Final largo y envolvente. Oscar Tobía es el propietario y “alma mater” de esta bodega familiar que aumenta enteros por momentos gracias a su espíritu innovador.

4) Finca Valpiedra Blanco Reserva 2016

B. Finca Valpiedra/ D.O.Ca. Rioja

PVP recomendado: 49,90 euros

Está elaborado con viura principalmente, junto a garnacha blanca, malvasía y maturana blanca, cuyos mostos fermentaron en roble francés y americano sin control de temperatura; más tarde, pasaron dos años en barrica, más 12 meses en huevo de granito y otros doce afinándose en botella. Cuatro años en total para conseguir este excelente vino blanco sin filtrar, de color dorado profundo, con lágrima, de intensa nariz (sale la mineralidad en primer lugar, junto a toques avainillados y de maderas nobles) con un perfecto ensamblaje. Amplio, largo, cremoso y con la acidez idónea que lo sostiene. Una edición limitada a 1.220 botellas y también será de guarda. Familia Martínez Bujanda vuelve a asombrarnos con otro vino singular y único que merece lo que cuesta.

5) Monte Real Fermentado en Barrica 2020

Bodegas Riojanas/ D.O. Rioja

PVP recomendado: 7 euros

Este blanco fermentado en barrica se desmarca completamente en cuanto a precio de la tónica general, pero puede dar buenos resultados en un tapeo desenfadado. Su color amarillo pajizo ya lo dice todo, aunque ha tenido una fermentación en madera (roble americano) y con lías durante 5 mese, resulta ligero entre los de su categoría. De viticultura sostenible, está elaborado con viura (80%) y malvasía el resto- una uva nada habitual en Rioja-, que utilizan para dar más aromas y potencia a la viura. Nariz a frutas tropicales y plátano, estructurado y refrescante. Apto para veganos y sin gluten.