¿Quieres sorprender a tus amigos?, ¿dejar con la boca abierta a ese cuñado que va de entendido? Estos tres vinos no te fallarán, porque son originales y muy, muy especiales. En el mundo del vino nada se para. España sigue avanzando gracias a unos estupendos enólogos que prueban, investigan y se arriesgan. Para demostrarlo, hoy traemos unos ejemplos de vinos que van más allá de lo común. Elaboraciones únicas, novedades que resuenan en los corrillos vitivinícolas… la imaginación no tiene límites.

En esta ocasión son etiquetas muy distintas. Un chacolí que ha pasado por madera, un blanco criado ‘bajo velo’ o la gran estrella de una bodega en Ribera del Duero que vende por cupos o en 'primeur’. Vinos que distinguen y se distinguen con el hilo conductor siempre de la calidad, como siempre seleccionados y catados. Te lo ponen fácil para sorprender a expertos y aficionados.  

1) Mélangé Bajo Velo 2016

Bodegas Recuero& Co/ Sierra de Gata-Toledo

PVP recomendado: 12,90 euros

Sorprenderá a los más avezados. El bodeguero Jesús Recuero sigue técnicas antiguas- su abuelo le ayuda- y elabora “bajo velo” (ahora en el 99% se quita) este blanco tan especial. “El velo- formado por levaduras, alcohol y ácidos grasos que sube a la superficie donde se cría el vino- puede ser malo o bueno. En el primer caso se quitaba y en el segundo no, porque protege el vino de bacterias, evitan las oxidaciones prematuras, otorga notas a frutos secos…”, explica Recuero.

Mélangé Bajo Velo 2016, saca de marzo de 2019.

Además, se mezclan uvas (propias) de dos zonas: viñedos históricos de Sierra de Gata (Cáceres) y de Toledo: ojo de liebre, malvar y otras. Los vinos base se crían en damajuanas y hormigón sobre lías (algunos con algo de barrica) y finalmente en acero inoxidable. Ésta es la saca de marzo de 2019, con 1.070 botellas. Sin encabezar y sin sulfitos. Un vino con toques embocados y que resulta fresco y ligero; sutil pero penetrante… espectacular por ser distinto y pleno de bondades. Se encuentra en Lavinia o en la propia bodega ( Tel +34 925 166 396/+34 608 285 321;  info@bodegasrecuero.com )

2) Malkoa 2016

Astobiza/ D.O. Txacolí de Álava

PVP recomendado: 32,75 euros

Toda una rareza dentro del ‘mundo chacolí’, ya que se apuesta por dar crianza en madera al vino, lo que no es nada habitual. Una etiqueta de ‘chapeau’, nada que ver con los antiguos chacolís de acidez disparada y agrios: aunque ya hace tiempo que en esta zona vasca, además de Guipúzcoa y Vizcaya, se elaboran de otra manera, muchos pierden el espíritu de este vino blanco. Pero no es el caso. Ana Martín y José Hidalgo son los enólogos responsables de este brillante vino, esencia del mejor chacolí. Las uvas proceden de una parcela singular y estamos ante un chacolí de pago, donde crece sosteniblemente la uva ‘ondarrabi zuri’.

Malkoa 2015.

Un vino sumamente singular criado en barricas de 500 litros de roble francés, en el que la acidez está perfectamente integrada gracias a una larga estancia en botella. Un chacolí premium de edición limitada, complejo, untuoso, de aromas cítricos y balsámicos. Su carácter atlántico se refleja en su frescura conjugada a las mil maravillas con una estructura potente.

3) Pinea 2017

Bodegas Pinea del Duero/ D.O. Ribera del Duero

PVP recomendado: 150 euros

Van a por todas. El empresario mexicano Vicente Pliego y su socio, Hugo del Pozzo, buscaban tierras donde poder hacer uno de los mejores vinos del mundo y recalaron en Ribera del Duero. En un terruño formado por siete parcelas muy diferentes y situado a 900 metros de altitud crecen las cepas (con más de 30 años) de tempranillo en condiciones extremas, de las que sus uvas- sanas y concentradas- son minuciosamente seleccionadas: sólo las mejores formarán parte de este vino, la estrella de la casa. El enólogo es Isaac Fernández.  

Pinea 2017.

Un tinto que antes de abrirlo conviene airear adecuadamente e, incluso decantarlo, para poder disfrutarlo en toda su extensión. Es limpio y brillante, potente (notas de fruta negra, cacao amargo, maderas nobles y un fondo de ahumados). Como no podía ser menos, tiene un tanino marcado, es carnoso, con volumen y da en boca lo mejor de la variedad tempranillo; surgen notas a especias y su amargor final le otorga profundidad y gran elegancia. Estamos ante un vino de guarda, aunque ya derrocha bondades. Se vende por cupos y habrá que realizar la reserva en la bodega antes del lanzamiento de la próxima añada, que será en septiembre de este año.

Tres vinos muy especiales, con sello propio, que se salen de la ruta habitual. Te damos todas las claves para encontrar originalidad en la copa.