El serranito es un clásico del sur, uno de los bocadillos más famosos y típicos de Andalucía. Aunque tenga su origen en Sevilla, es muy común encontrarlo en cualquiera de las otras siete provincias andaluzas; pero si eres de otra zona de España, es probable que no lo conozcas. Tranquilo, aquí te vamos a contar cuál es su origen, qué ingredientes lleva y cómo se prepara.

Origen del serranito

Cuando hablamos del origen de algún plato o receta, nunca se suele dar nada por seguro, ya que pueden existir diferentes teorías sobre cómo y dónde nació una determinada elaboración. En el caso del serranito también es así. Pero si tenemos que elegir una de esas teorías, la más aceptada es la de que este bocadillo tiene en Sevilla su lugar de nacimiento.

Según Mesones del serranito, establecimiento del que se dice que es el padre de este bocadillo "el origen de este plato típico se remonta a los barrios de Cerro del Águila y Juan XII de Sevilla en la década de 1970. A partir de esa fórmula el empresario José Luis Cabeza Hernández fundador y propietario de Mesones del Serranito, conocido en el mundo taurino como José Luis Chávez durante su época en activo como novillero, patentó la marca comercial, el término 'serranito', así como la tapa.​ Abriendo su primer establecimiento en 1983 bajo el nombre de Mesones del Serranito en Sevilla".

Ingredientes*

*para dos personas

Cómo preparar un serranito paso a paso

  1. Comenzamos friendo los pimientos. Los limpiamos bajo el grifo, los secamos y los cortamos a la mitad. Retiramos todas las semillas y las 'venitas' que tiene el pimiento por dentro. Se fríen en una sartén con un par de cucharadas de aceite hasta que estén blandos y hayan adquirido un tono dorado.
  2. En la misma sartén vamos a hacer los filetes de lomo de cerdo. Los salpimentamos y los hacemos durante un minuto por cada lado. Se hacen muy rápido, por lo que no tenemos que dejarlos mucho tiempo en la sartén, ya que si no quedarán algo más duro, y queremos que estén jugosos.
  3. Cortamos el pan de mollete a la mitad y pasamos cada parte interna (la de la miga) por la sartén caliente, unos 30 segundos por parte.
  4. Empezamos con la sencilla preparación del serranito: ponemos en un plato la parte inferior del mollete, con la miga hacia arriba, y ahí ponemos dos filetes de lomo, unas lonchas de jamón ibérico (al gusto, pero tampoco te pases, con unas dos lonchas grandes va bien) y un pimiento verde frito, que podemos cortar para que no se sobresalga). Finalmente tapamos con la otra parte del mollete y ya tenemos listo este delicioso bocadillo.

Existen alguna versión alternativa a este serranito. Por ejemplo, en algunos sitios el pimiento te lo ponen fuera del pan, acompañado de patatas fritas (esto es muy recomendable) e incluso tomate natural, a modo de plato combinado. Incluso los puedes encontrar de otro corte del cerdo (secreto, pluma...) o de ternera.

Otra versión de este bocadillo es con los mismos ingredientes que te hemos explicado, pero añadiéndole además tortilla francesa. Y por último, en algunos sitio te lo ponen junto con mayonesa (esto ya es según el gusto de cada uno).

Además, otro punto importante es el pan que se utiliza. Es probable que la receta original no se realice con mollete de Antequera, pero para mí es de la forma que más rico queda. Puedes usar cualquier pan, pero el mollete tiene la textura y el tamaño ideal para que pasemos de un gran bocadillo a un bocadillo excelente. Seguro que querrás probarlo.