Recetas de cocina

Esta es la receta de pan casero más fácil de hacer: consejos e ingredientes

Hacer este producto en casa es más sencillo de lo que crees, tan sólo necesitas harina, levadura, sal y agua (y algo de paciencia)

Receta de pan casero fácil de hacer: consejos y pasos para elaborarlo.
Receta de pan casero fácil de hacer: consejos y pasos para elaborarlo. A.C.S.

Receta de pan casero. Estas cuatro palabras fueron de las más buscadas durante el confinamiento que vivió España (y todo el mundo) en la primavera de 2020. Ahora, con las consecuencias del temporal Filomena (carreteras cortadas e imposibilidad de salir de casa si estás aislado por la nieve o el mal tiempo), vuelve a ser buena época para lanzarse a la aventura y hacer tu propio pan en casa.

Y aunque recetas de panes hay muchísimas (puede variar la harina, levadura fresca o química, aceite...), la que te traemos hoy en Gastrópoli es básica y consta de sólo cuatro ingredientes: harina, levadura, sal y agua.

Eso sí, nosotros hemos decidido darle un toque diferente a nuestro pan y utilizar dos tipos de harina: la mitad de harina de trigo (la clásica) y la otra mitad harina de espelta. Esta última, de tono más marrón que el clásico blanco de la harina de trigo, cuenta con un sabor algo dulce con pequeños matices que recuerda al de la nuez.

Pero tranquilo, si no tienes harina de espelta (cosa que sería normal), puedes realizar esta receta utilizando únicamente harina de trigo. Igualmente conseguirás un gran pan casero.

Consejos para hacer pan casero

  • Ten paciencia: aunque si sigues esta receta obtendrás un pan perfecto, es posible que necesites un poco más de cantidad de harina o de agua. Esto es así porque podemos usar harinas diferentes (aunque utilicemos el mismo tipo puede cambiar por la marca) y por el agua (ya sea del grifo o embotellada). De esta forma, ten paciencia y, partiendo de la base que te indicamos en la receta, ve probando hasta obtener la masa que buscamos.
  • Amasado: cuanto más amases más posibilidades habrá de conseguir un resultado excelente. No tengas prisa, y como en el primer punto, amasa como mínimo durante 15 minutos. Tendrás que ir añadiendo harina poco a poco para que la masa no se pegue a la superficie en la que estás amasando. Lo ideal es hacer movimientos envolventes, fuerza con una mano sobre la masa y doblarla (y repetir).
  • Tiempo de cocción: similar al punto anterior, ya que a pesar de que este pan casero queda perfecto con una cocción concreta y un tiempo exacto, esta puede cambiar en otro horno. El punto nos lo dirá la corteza exterior: esta tendrá que estar crujiente y dorada.

Ingredientes

  • 250 gramos de harina de trigo y 250 gramos de harina de espelta
  • Un sobre de levadura química de panadería (siete gramos)*
  • Dos cucharaditas de sal
  • 320 mililitros de agua tibia

*Si en vez de levadura química quieres utilizar levadura fresca, tendrás que utilizar 19 gramos de este tipo de levadura. Además, si te decides por la fresca, tendrás que añadirla en el agua tibia y dejar unos minutos para que haga efecto.

Cómo preparar pan en casa

  1. En un bol grande tipo ensaladera añadimos las dos harinas, la levadura y la sal. Removemos para que se mezclen los ingredientes secos y hacemos un hueco en el medio con una cuchara de madera.
  2. Echamos el agua en el hueco que hemos abierto y vamos mezclando con la misma cuchara de madera. Cuando veamos que la masa ya ha cogido un poco de consistencia es momento de mancharnos las manos. Nos enharinamos las manos para que no se nos quede pegada y empezamos a amasar manualmente. El punto de la masa que buscamos es que la masa se desprenda perfectamente de la bol en el que la estamos amasando.
  3. Una vez que el bol esté 'limpio' y tengamos una bola de masa, es el momento de sacarla y amasarla en una superficie enharinada. Como te hemos explicado antes ten paciencia, ya que una masa trabajada es sinónimo de éxito. Pasados esos 15 minutos de amasado, en el mismo bol en el que hemos integrado los ingredientes esparcimos un poco de aceite de oliva por la base, ponemos nuestra bola de masa, tapamos con un paño de cocina limpio y dejamos que fermente en un lugar seco y lo más cálido posible.
  4. Pasada una hora, tiempo que suele ser suficiente para que fermente, habrá doblado su tamaño. Es momento de volver a amasar, aunque ahora con un par de minutos vale, y darle la forma que queramos. Antes, precalentamos el horno a 250º mientras damos este último amasado. Nosotros hoy hemos decidido darle una forma circular a nuestro pan, pero puedes elegir la que tú quieras: la clásica pistola, un pan rectangular o incluso varios panes de menor tamaño.
  5. Llega el momento del horneado. Disponemos un papel vegetal sobre una bandeja de horno y ahí encima ponemos nuestra masa. Podemos darle unos cortes superficiales para que luego tenga forma, aunque es algo opcional. Introducimos la bandeja en el horno, bajamos a 180º y dejamos que se cocine durante 40 minutos.
El interior del pan casero.
El interior del pan casero. A.C.S.

Y aunque no es una receta que esté lista en diez minutos, la elaboración que requiere preparar pan en casa es bastante sencilla, ya que con tan sólo cuatro ingredientes y un poco de paciencia, obtendremos un excelente resultado (y la satisfacción personal de haber hecho tu propio pan).

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba