Recetas de cocina

Costillas de cerdo al horno: la receta definitiva para que queden perfectas

El costillar es, por varios motivos, uno de los cortes del cerdo que más gusta. Eso sí, tienes que saber cómo hacerlo (y aquí te vamos a enseñar)

Receta de costillas al horno: cómo conseguir que queden jugosas y en su punto perfecto
Receta de costillas al horno: cómo conseguir que queden jugosas y en su punto perfecto A.C.S.

Las costillas de cerdo son una de esas recetas que necesitan de tiempo para obtener el resultado idóneo. Ese resultado que buscamos es básicamente el de la carne jugosa y que se desprenda sola del hueso. Para ello es importante tener en cuenta el tiempo y la temperatura que la vamos a tener en el horno, pero hoy en Gastrópoli te vamos a enumerar algunos consejos para lograr la mejor costilla asada.

Una de las claves de que este corte de carne de cerdo sea tan reconocido, además de por su sabor, es por su precio. Estamos ante una pieza de carne que podemos conseguir en una carnicería o un supermercado a un precio muy económico. Y aunque dependerá siempre de la procedencia, y podremos encontrar de diferentes calidad, lo ideal es pedir consejo a nuestro carnicero de confianza para que nos aconseje cuál es el mejor costillar para asar al horno.

Respecto a esas diferentes costillas, vamos a citar dos de las más famosas (todo nomenclatura estadounidense, que son los reyes de las costillas): las que se sacan de la parte posterior del cerdo son las denominadas baby back y se caracterizan por asarse más rápido y tener un sabor más suave; mientras, las spare suelen ser más duras, grandes y más sabrosa, aunque hay que ser experto para cocinarlas al punto.

Pero antes de empezar con esos 'trucos', y con la receta, hay que tener claro la cantidad de costillas que vamos a necesitar. Para ello es fundamental saber cuántos comensales vamos a ser: tendrás que calcular entre 400 y 500 gramos de costilla por persona (ten en cuenta que ahí también va incluido el peso de los huesos).

Tres consejos para que la receta quede perfecta

  • Adobar o marinar: si queremos que nuestras costillas tenga mucho sabor, este paso es fundamental. Si queremos adobar, simplemente tendremos que añadir las especias que queramos antes de hornear; por el contrario, si lo que elegimos es marinar, tendremos que hacerlo con varias horas de antelación (en Gastrópoli ya te hemos contado la mejor técnica para marinar).
  • Bolsa para hornear: hablamos de las típicas bolsas de plástico que venden en algunos supermercados en las que introducimos los ingredientes, cerramos con un plástico que viene en el mismo pack y metemos en el horno para asar. Con esto conseguimos que nuestras costillas queden más jugosas, no perdemos ninguno de los jugos que suelten y además es muy limpio, ya que no manchamos ninguna bandeja de horno.
  • Asado final: para conseguir que nuestro costillar tenga ese punto churruscado tan característico de este tipo de cortes, necesitamos, tras el tiempo de asado, subir el horno a 200º y mantener el costillar dentro durante diez minutos.

Ingredientes*

  • Un costillar de medio kilo
  • Una cucharadita de mostaza
  • Media cucharadita de sal
  • Media cucharadita de pimienta negra molida
  • Media cucharadita de ajo en polvo
  • Media cucharadita de cebolla en polvo
  • Media cucharadita de pimentón dulce

*Para una persona

Pasos para elaborar la receta

  1. Antes de comenzar con la receta en sí, vamos a hacer un paso que nos facilitará el adobo. En un especiero (si no tenemos podemos hacerlo en un vaso) añadimos todas las especias y la sal, mezclamos y así nos resultará más sencillo el paso de adobar la carne.
  2. Retiramos el exceso de grasa, pero no mucho, ya que estamos ante una pieza que contiene grasa y que además eso le aportará más sabor durante el cocinado. Untamos ambas partes del costillar con la mostaza, así los ingredientes secos se pegarán mejor a la carne.
  3. Precalentamos el horno a 150º. Empezamos a esparcir las especias y sal por ambas partes de las costillas. La idea es que toda la carne esté cubierta por la mezcla que hemos preparado. Tras ello introducimos la carne en la bolsa para hornear (con la parte más carnosa hacia arriba) y cerramos (en el envoltorio de dichas bolsas deberán venir las instrucciones para poder cerrarla).
  4. Ponemos la bolsa con las costillas en una bandeja para hornear y la introducimos en el horno durante tres horas. Pasado ese tiempo, sacamos la bandeja, esperamos cinco minutos, cortamos la bolsa, sacamos las costillas, las pintamos con el propio líquido que hayan soltado y las volvemos a introducir en el horno a 200º durante diez minutos. Ya tenemos lista nuestra receta.
Costillas de cerdo adobadas y asadas en el horno.
Costillas de cerdo adobadas y asadas en el horno. A.C.S.

Como en otras tantas recetas os vamos a contar qué guarnición utilizar para mejorar aún estas increíbles costillas adobadas. Además, vamos a aprovechar las bolsas para asar unas patatas. Cuando falte una hora para que las costillas estén listas, metemos en el horno la bolsa a la que le hemos introducido tres patatas pequeñas, dos ajos, media cucharada de aceite y un poco de sal gorda. Pasada la hora tendremos listo nuestra guarnición.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba