El conejo al ajillo es un clásico de la gastronomía española. Una receta de carne muy sencilla de hacer que tiene como ingrediente principal una carne magra, con muy bajo contenido en grasa (no tiene más de un 5%) y en colesterol. Por ello, es el conejo está recomendado para dietas con las que se pretende prevenir la obesidad y enfermedades cardiovasculares.

La receta que traemos hoy en Gastrópoli es, quizás, la más conocida para este tipo de carne: al ajillo y con vino blanco. De hecho es probable que existan variantes de la receta del conejo al ajillo según el sitio de España en el que se cocine, pero hoy vamos a explicarte cómo cocinar paso a paso esta carne con únicamente tres ingredientes: conejo, ajo y vino blanco.

Pero además de estar ante una carne muy sabrosa, encontramos que es una pieza bastante sana, si la comparamos con otras carnes como la del cerdo o la ternera. Tanto es así que sólo contiene 133 kilocalorías por cada cien gramos, frente a las 172 kcal por cada cien gramos de la ternera y 242 kcal por cada cien gramos del cerdo.

Beneficios de la carne del conejo

  • Cada cien gramos de carne aporta unos 20 gramos de proteínas
  • Vitamina B1, B3, B6, B12 y E. Esto significa que el aporte vitamínico del conejo es superior al de otras carnes.
  • Su ingesta es recomendable para reducir el colesterol

Ingredientes

  • Un conejo de un kilo trozeado
  • Una cabeza de ajo
  • 250 mililitros de agua
  • 250 mililitros de vino blanco
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

*Para dos personas

Pasos para preparar conejo al ajillo

  1. Lo primero que tenemos que hacer es salpimentar todos los trozos del conejo y marcarlos en la olla en la que vamos a cocinar. Añadimos un poco de aceite de oliva, hasta que se cubra la superficie de la olla, y cuando esté caliente ponemos los trozos del conejo hasta que estén dorados por ambos lados. Retiramos y reservamos.
  2. Machacamos un poco cada diente de ajo y los añadimos al aceite caliente en el que hemos marcado los trozos de conejo. Cocinamos durante unos minutos a fuego fuerte, añadimos otra vez los trozos de conejo y vertimos el vino blanco. Seguimos con fuego alto durante unos minutos y posteriormente añadimos el agua.
  3. Cuando hierva, bajamos el fuego a medio-bajo y dejamos cocinar durante media hora o hasta que la carne esté tierna (que se pueda cortar prácticamente sin la necesidad de usar un cuchillo).
Receta de conejo al ajillo
Resultado final de nuestra receta de conejo al ajillo. A.C.S.

Si quieres puedes acompañar este delicioso plato con un poco de arroz o con unas patatas fritas, y si son estas que te enseñamos a hacer en una freidora de aire, mucho mejor, que así tendrás un plato excelente y todo muy sano.