El bocadillo de calamares es un clásico de la gastronomía de Madrid. Da igual que la capital no tenga mar, los bocatas de calamares que te puedes comer en el entorno de la Plaza Mayor son de los mejores de toda España.

Pero, ¿qué tienen esos bocadillos para que tengan tanta fama? Hoy no va a ser el día en el que en Gastrópoli te contemos cuáles son los secretos de ese producto tan típico de Madrid, lo que vamos a hacer va a ser enseñarte cómo hacerlos en casa para que, si no vives en la capital, puedas disfrutar de este manjar (porque el bocadillo de calamares lo es).

Y no sólo eso, vamos a realizar una especie de reinvención acompañándolo con un alioli casero que tendrá un toque de perejil (muy fácil de hacer, siempre que tengas una batidora, necesario para su elaboración). Y, cómo no, también te vamos a contar la receta más sencilla para conseguir un alioli de diez (que le va genial al bocadillo de calamares).

Consejos para que el calamar quede perfecto

Antes de ponernos en la tarea de freír los calamares, la clave de este bocadillo, vamos a contarte una serie de consejos fundamentales para obtener el mejor resultado posible.

  • Que sea fresco. Estamos hablando de que el bocadillo de calamares solo tiene tres ingredientes: pan, calamares y alioli. De esta forma, los tres tienen que ser lo mejor posible, y sobre todo el calamar, ya que va a ser el eje central de nuestra receta. Por ello, siempre es preferible realizarla con un calamar freso a que este sea congelado.
  • El calamar tiene que estar bien limpio. Este paso es sencillo, ya que si no tenemos la mañana suficiente para limpiar el calamar, simplemente se lo tenemos que pedir a nuestro pescadero. Eso sí, hay que indicarle que lo queremos limpio y cortado en anillas de unos 2-3 centímetros (es el tamaño perfecto para lo que queremos hacer).
  • Secar las anillas antes de rebozarlas. Este punto es fundamental, ya que si el calamar está bien seco, la harina se adherirá muchísimo mejor a las anillas y eso implicará que el huevo y el posterior rebozado quedará perfecto.
  • Rebozado. Tal y como te hemos comentado en el punto anterior, el rebozado es la clave para obtener el calamar perfecto. Un buen rebozado, primero en harina y luego en huevo batido (quitando el exceso tras ambos pasos), nos dará el crujiente y el color dorado que queremos para nuestras anillas de calamar.
  • Fritura. Después de pasar las anillas por el huevo y retirar el exceso, tenemos que ponerlo en el aceite caliente (a unos 180º). Más o menos el tiempo que tienen que estar friéndose es de un minuto, pero dependerá del tamaño. El punto nos lo dará el color dorado. Es importante no freírlo de más, porque lo único que conseguiremos es que el calamar quede más duro.
Calamares para el bocadillo de calamares
El ingrediente principal del bocadillo de calamares. A.C.S.

Ingredientes y receta para preparar alioli casero

No tienes que temer hacer alioli casero (ni mayonesa casera, ya que básicamente se preparan igual, simplemente el alioli lleva ajo). Necesitamos un huevo, aceite de oliva (mucho mejor que de girasol), un diente de ajo (o medio, si no quieres que sepa tanto a ajo), una pizca de sal y, en este caso, algo de perejil (para darle un toque diferente).

Además de los ingredientes necesitamos una batidora de mano y un vaso batidor (el que suele venir con la batidora va perfecto). Así, para preparar nuestro alioli casero vamos a añadir el huevo, el aceite (más o menos es el doble de lo que ocupa el huevo, luego podemos rectificar si nos hemos quedado cortos), el ajo (al que le puedes quitar el germen, para que no repita) y la pizca de sal.

Tras ello metemos la batidora hasta el fondo y, estando a la potencia mínima, empezamos a batir. Vamos a ver cómo se va ligando la salsa y cuando, más o menos, ya haya llegado a la superficie la parte blanca, vamos subiendo y bajando lentamente la batidora, hasta que tengamos la textura deseada.

Si queremos un alioli más espeso, simplemente hay que añadirle un poquito más de aceite de oliva y volver a batir. Finalizamos añadiendo el perejil limpio y volviendo a batir unos segundos para que se integre en la salsa. Con ello conseguiremos un toque genial para nuestro bocadillo de calamares.

Ingredientes para el bocadillo de calamares con alioli casero

  • Una barra de pan de unos 20 centímetros
  • Unos 150 gramos de calamares cortados en anillas
  • Harina
  • Dos huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva

Pasos para su elaboración

  1. Teniendo ya nuestro alioli preparado y enfriando en el frigorífico, y los calamares limpios y secos y cortados en anillas, simplemente vamos con el rebozado. Pasamos las anillas de los calamares por harina (a la que le añadimos una pizca de sal), retiramos el exceso y lo metemos en el huevo. Queremos que el huevo impregne bien en la totalidad de la superficie. Cuando el aceite esté caliente (180º) añadimos en varias tandas los calamares rebozados, así conseguimos que el aceite no pierda mucha temperatura y que la fritura sea la que queremos. Cuando estén fritos ponemos los calamares sobre un papel absorbente para quitarle el exceso de aceite.
  2. Abrimos la barra de pan por la mitad (tipo bocadillo), pero sin llegar hasta el final (que una parte de la barra siga unida). Untamos por ambas partes el alioli, siempre según nuestro gusto (más si nos gusta mucho y menos si sólo queremos que aporte un toque).
  3. Es el momento de introducir los calamares en el interior del pan, llenándolo también a nuestro gusto (pero sin que quede muy cargado, ya que se hará demasiado pesado si no). Y listo, ya tenemos nuestro bocadillo de calamares para disfrutarlo.