Foro de la Sociedad Civil

Razones para la esperanza

La legislatura debiera ser corta para ganar tiempo hasta unas nuevas elecciones en las que el PSOE y el PP renovarían sus líderes.

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy. EFE

Resuelta provisionalmente -aunque de mala manera- la crisis de liderazgo del PSOE quizás puedan cambiar las tornas para ir saliendo de la crisis institucional que nos atenaza sobre las bases de lo conseguido.

Y ¿qué hemos conseguido?:

  • Parar la corrupción. La libertad de prensa y la actuación de la justicia la han arrinconado, casi por completo. Además la legislación sobre transparencia y contra la corrupción de la última legislatura está bien planteada; lo que no significa que se cumpla inexorablemente. He aquí un desafío primordial de la sociedad civil y los medios de comunicación: exigir su cumplimiento.
  • El PSOE vive una crisis de la que debe salir haciendo autocrítica de sus tres errores mas graves -según un eminente socialista-: dar alas al independentismo catalán, inventar derechos sociales que siendo de imposible financiación condujeron a España al borde de la intervención de la Troika –como en Portugal y Grecia- y promover el fenómeno “populista” tergiversando ridículamente la historia reciente.
  • Las últimas elecciones gallegas han revitalizado al PP y resuelto la sucesión de su liderazgo.
  • Los populistas –en su diversidad de siglas- puede que alcanzaran su cénit en las penúltimas elecciones y un PSOE con discurso actualizado –después de la autocrítica- los podría volver a arrinconar como en el pasado.
  • A Ciudadanos le puede pasar lo mismo que a Podemos conforme se vayan normalizando las instituciones, aunque tiene frentes de actuación muy sugerentes alineados con la doctrina liberal –la filosofía política que vertebra la cultura occidental- tan en desuso en España.

En las circunstancias actuales, es evidente que unas terceras elecciones serían un disparate  –sobre todo para el PSOE- por lo que el PP debe seguir gobernando sobre las bases acordadas con Ciudadanos y la abstención –parcial o total- del PSOE condicionada a la aprobación de los próximos Presupuestos Generales del Estado, el cumplimiento de los compromisos de déficit público con Bruselas y el apoyo a las medidas del Gobierno frente al secesionismo catalán. La legislatura debiera ser corta para ganar tiempo hasta unas nuevas elecciones en las que el PSOE y el PP renovarían sus líderes.

En la próxima legislatura además de las reformas acordadas entre el PP y Ciudadanos el Gobierno debería tomarse muy en serio el crecimiento económico

En la próxima legislatura además de las reformas acordadas entre el PP y Ciudadanos el Gobierno debería tomarse muy en serio el crecimiento económico ya que asuntos tan graves y amenazantes como el desempleo, el déficit público y las pensiones se verían muy beneficiados  por una economía pujante.

A corto plazo –a largo entran en juego otras variables- las medidas mas efectivas tienen que ver con la transparencia de las administraciones públicas, la liberalización de los mercados y la fiscalidad de la actividad económica.

Las decisiones públicas transparentes tienen dos importantes y muy positivas consecuencias: ausencia de corrupción e igualdad de oportunidades –libre competencia- en el mercado de la contratación pública. Si importante es en el orden moral que no haya corrupción, en el ámbito económico la sustitución del capitalismo de amigos por la abierta concurrencia en el mercado de todos quienes quieran participar es lo mejor para la revitalización de la economía.

Las última reforma legislativa en materia de transparencia de las administraciones públicas fue valorada positivamente por Transparencia Internacional; sin embargo las evaluaciones posteriores que ha hecho de  su cumplimento son muy malas.  La sociedad civil con los medios de comunicación al frente deberían convertir el cumplimiento de las reglas de transparencia de ayuntamientos, comunidades autónomas y Gobierno en una exigencia permanente, hasta el punto de ponerla de moda social.

Sólo la revitalización de la oferta mediante la liberalización de la economía y el impulso de la innovación pueden propiciar crecimientos sostenibles de nuestra riqueza y del empleo

Habiendo fracasado, como no podía ser de otra manera, las políticas de demanda a través de un gasto público desmesurado que no ha servido para impulsar el crecimiento económico y del empleo sino todo lo contrario, sólo la revitalización de la oferta mediante la liberalización de la economía y el impulso de la innovación pueden propiciar crecimientos sostenibles de nuestra riqueza y del empleo. La liberalización de la economía no es otra cosa que la ausencia de obstáculos a la función empresarial: fragmentación del mercado interior, prohibición de entrada en los mercados, libertad de horarios, normativas limitadoras de nuevas inversiones económicas, mercado de trabajo dual y demasiado protegido, etc. Adicionalmente, la innovación que posibilita mejoras de la productividad y de los salarios, sólo se desarrolla en sectores abiertos a la competencia, es decir en presencia de la máxima libertad de mercado.

El excelente comportamiento de nuestras exportaciones durante estos años de crisis es el epítome del mejor modelo de crecimiento posible: las empresas exportadoras compiten internacionalmente con éxito porque son eficientes y necesariamente innovadoras, lo que les permite pagar mayores salarios y aumentar su tamaño y con  él la innovación que apalanca dicho círculo virtuoso.

En materia fiscal es perentorio comenzar a cambiar la estructura de los impuestos que vienen beneficiando el consumo frente al ahorro y penalizan muy severamente la actividad empresarial y la creación de empleo. En presencia del mayor desempleo entre los países de referencia, es absurdo que España esté a la cabeza de la fiscalidad del trabajo. También lo está en la fiscalidad del ahorro. Sin embargo somos el país que menos recauda por IVA. La receta a aplicar es incuestionable: hay que reducir la imposición al ahorro y al trabajo  y aumentar a cambio los impuestos al consumo.

Para una siguiente legislatura quedan reformas de la mayor enjundia: del sistema electoral, de la justicia, de la educación, de las pensiones, etc que se podrían abordar  mucho mejor si el panorama económico fuese pujante, lo que está en manos del próximo Gobierno conseguir.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba