OPINIÓN

¿Es necesaria la enseñanza de la religión en los colegios?

La religion existe, como ya he señalado, desde que el hombre es hombre. La materia religiosa, sin duda, interesa, y debería interesar al conjunto de los ciudadanos de hoy. De la sociedad del Siglo XXI.

¿Es necesaria la enseñanza de la religión en los colegios?
¿Es necesaria la enseñanza de la religión en los colegios? EFE

Escribía el filósofo que “para mirar hacia algún sitio hay que colocarse en algún sitio”. Dicho de otro modo, es imposible imaginar el futuro si no eres consciente de tus orígenes y de tu presente. Si intentando construir el futuro destruyes lo que tienes, y te quedas sin nada en lo que apoyarte, solo conseguirás el vacío. Y digo esto, porque despreciar los valores y creencias en los que se sustenta la convivencia de una sociedad, es condenarla a la nada, al vacío existencial, al individualismo mas egoísta en el que “lo bueno” es, únicamente, lo que a uno le beneficia, sin tener en cuenta a los demás. Decía Einstein que “el mal no existe, sólo es la ausencia de Dios”. Entendiendo a “Dios” como el conjunto de creencias, sentimientos y valores que nos hemos dado a lo largo del tiempo. Porque, efectivamente, una sociedad sin valores, éticos y morales, está abocada a su destrucción.

Puede, y debe, haber un Estado “laico”, pero para la defensa, por igual, del derecho de todos y de cada uno a creer en lo que quiera

Vivimos tiempos de complejos, de crisis de valores, de modas vacías de ideas y contenidos que dirigen sus esfuerzos a la creación de corrientes de opinión encaminadas a “laicismos” interesados. Se trata de convertirnos a todos en laicos por definición. Algunos medios de comunicación, renunciando a su misión principal, la información objetiva, persiguiendo, sólo, su cuota, promueven programas, reportajes y promocionan a personajes amorales, irrespetuosos y escandalosamente obscenos, que alardeando de ello, se esfuerzan en asociar “felicidad” con la ausencia más absoluta de cualquier planteamiento ético o moral. También, determinado submundo de la cultura, con protagonistas que se llaman así mismos “generadores de opinión”, están divididos entre los que asisten al espectáculo de un modo acrítico, precisamente por su falta de criterio, y los que esconden su incultura con un pretendido progresismo clientelista que sólo aplaude aquello que les da de comer. Tampoco escapan de esa tibieza moral, algunas organizaciones, embarcadas, ahora, en guerras que ya perdieron hace mucho, precisamente por no saber adaptarse a los tiempos y aferrarse a planteamientos caducos. Y, por último y sobre todo, cada vez más, con demasiados políticos y líderes sociales que, con la excusa de gobernar con la “razón” y desde la “racionalidad”, intentan convencernos de que las creencias y valores no deben influir en nuestras decisiones cotidianas. Obsesionados con lo “razonable”, esa suerte de políticos olvidan, y por eso no ganarán elecciones, que gobernar es, fundamentalmente, respetar y hacer respetar, los valores y sentimientos de la sociedad. Porque puede, y debe, haber un Estado “laico”, pero para la defensa, por igual, del derecho de todos, y de cada uno, a creer en lo que quiera.

A mi juicio, no existe ninguna sociedad que no crea en nada. No hay ninguna sociedad en la que el “laicismo”, concebido como lo entienden estos nuevos apóstoles de la “descreencia”, es decir la existencia del “nada” como atadura moral,se haya convertido en una “nueva religion”. Una “nueva religión” fruto del negacionismo más recalcitrante.

Es necesaria la enseñanza de la religión en las escuelas, aunque el Estado sea aconfesional

Por todo ello creo que es necesaria la enseñanza de la religión en las escuelas, aunque el Estado sea aconfesional. Y lo creo porque pienso que cuando el homo empieza a ser sapiens es cuando, en su percepción antropológica la religión, confiere al ser humano un atributo diferencial del resto de los animales. Por ello la religion existe desde que el hombre evoluciona. Cabe referirse a diferentes religiones, pero cualquiera de ellas, es parte intríseca del desarrollo de la humanidad. Es obvio entonces que carecería de todo sentido renunciar a ese conocimiento. Y, por ello, sí creo que la religón debe ser parte del currículo formativo. ¿Pero qué religión? Cada Estado habrá de planificar su enseñanza y saber, con arreglo a su estructura de población, cuáles han de ser aquellas que deben ser impartidas con cargo a sus presupuestos.

En nuestro país, que es aconfesional, se pueden estudiar cuatro religiones, la católica, la protestante, la judia y la islámica. Su conocimento que comienza en primaria y se complementa en secundaria, plantea unas serie de problemas de entre los que yo destacaria dos. El primero, ¿cómo se eligen los profesores? Y, el segundo, si cómo asignatura ¿debe evaluarse?. En cuanto al primero en mi opinion, en España, la labor del docente ha de ser extraordinariamente celosa del cumplimiento objetivo de su función educadora. No se puede olvidar que tal enseñanza repercutirá en el desarrollo de la formación del alumno y en la arquitectura de sus principios éticos y morales. Es muy importante lo que enseñen y como lo enseñen. En lo que se refiere a la evaluacion, creo, de igual forma, que debe ser evaluable, porque, en última instancia, aquello que no se puede medir termina no existiendo. En nuestro país lo es, y por ello debe ser una asignatura como las demás pues de lo contrario, no cumplirá su fin y desnaturalizará su objetivo, que no es otro que el de complementar una formación global.

En Europa hay dos estados confesionales, Reino Unido y Dinamarca, el resto son aconfesionales pero en éstos la asignatura de religion es obligatoria, salvo en Bulgaria y Francia

En Europa hay dos estados confesionales, Reino Unido y Dinamarca, el resto son aconfesionales pero en éstos la asignatura de religion es obligatoria, salvo en Bulgaria y Francia -en la que sólo lo es en Alsacia-Lorena. Y es que el ateismo es algo que no tiene mas de doscientos años, porque la religion existe, como ya he señalado, desde que el hombre es hombre. La materia religiosa, sin duda, interesa, y debería interesar al conjunto de los ciudadanos de hoy. De la sociedad del Siglo XXI.

No quisera terminar sin citar una frase del Papa Francisco con la que me siento muy identificado: “Qué importante son los abuelos en la vida de la familia para comunicar ese patrimonio de humanidad y de fe.” Y siendo ello así, no menos importantes son los padres, porque la educación religiosa les correponde a ellos, prioritariamente, y a la escuela la funcion de completarla.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba