La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha pedido que se haga un "balance humilde" de la situación, ya que se está viviendo una grave crisis sanitaria, pero también una enorme crisis económica y social. Por lo tanto, ha recalcado la ministra, "los balances son balances de crisis" y "debe hacerlos la ciudadanía".

A raíz de la valoración que hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este martes sobre la gestión del Ejecutivo a lo largo de este año, la titular de la cartera de Trabajo ha pedido que esos balances sean "humildes", porque además considera que se han cometido "muchos errores"

Asimismo, Díaz ha defendido que dicho balance "debe hacerlo la ciudadanía", no ellos. "En una democracia ha de ser la gente la que diga cómo siente lo que se está viviendo en el país", ha añadido en una entrevista en la 'Cadena SER'.

Sin embargo, la ministra ha defendido que el Ejecutivo "ha dado lo mejor de sí mismo". "Esta crisis se ha gestionado de manera muy distinta a la anterior". Según Díaz, el Gobierno de coalición ha "salvado a más de 550.000 empresas, a más de 3.400.000 trabajadores y a más de 1.500.000 de autónomos"

"Lo que digo siempre, con humildad, seguro que hemos cometido muchos errores, también aciertos. Es la primera vez que el empleo no se desploma más que la caída del PIB", ha asegurado para explicar que aunque España tiene "una cifra de paro intolerable", en Bruselas le dijo el comisario que "es la primera vez que no se desploma el empleo" en este país.

En el marco de estas negociaciones, Díaz ha urgido a cerrar cuanto antes la prórroga de los ERTE

El Salario Mínimo Interprofesional

Por otro lado, ha aseverado que el Gobierno "deja atrás a quiénes más lo necesitan" al decidir no subir de momento el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que comenzará 2021 prorrogado en los 950 euros con el objetivo de lograr un acuerdo para elevarlo en el diálogo social.

La ministra ha recordado que esta no es una congelación porque solo se aplaza la subida para dar margen a la negociación entre Gobierno, patronal y sindicatos, que se retomará el próximo 8 de enero.

"Yo no voy a poner en riesgo a los trabajadores", ha dejado claro la ministra, quien ha justificado la prórroga para evitar la posibilidad de que a partir del 1 de enero "cualquier empresario podría determinar que baja los salarios" de sus empleados.

"Hay que ser coherentes y defender a los más débiles", ha dicho la ministra, quien no entiende por qué el Gobierno en su conjunto ha decidido no elevar el SMI, que apenas supondría un alza de 30 céntimos al día y cuando sí subirán los sueldos de los empleados públicos o de los trabajadores amparados por un convenio colectivo.

Retomará sus trabajos el 8 de enero la mesa de diálogo social que negocia una ampliación de los ERTE

También retomará sus trabajos el 8 de enero la mesa de diálogo social que negocia una ampliación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), a la que la ministra ha emplazado a tener cerrado un acuerdo antes del día 15 y no esperar hasta que termine el plazo el 31.

En el marco de estas negociaciones, Díaz ha urgido a cerrar cuanto antes la prórroga y ha apuntado que "hay dinámicas en el diálogo social que se imponen, he de ser justa, y las últimas siempre se alargaron por la patronal, porque los sindicatos tenían clara su posición".

"Hay lógicas que son muy masculinas, una estrategia de negociar hasta el último momento", ha denunciado la ministra, quien pide simplicidad y aprovechar la experiencia acumulada.

Critica el plan de las pensiones

Preguntada por su opinión sobre la posibilidad de ampliar a 35 años el periodo de cómputo para el cálculo de la cuantía de las pensiones, dentro de la reforma que elabora el Gobierno, Díaz ha dicho que esta medida supondrá un recorte que "no va a acompañar".

Ha recordado que esta propuesta no forma parte del acuerdo de gobierno PSOE-Podemos, no está entre las recomendaciones pactadas en la Comisión Parlamentaria del Pacto de Toledo y, "hasta donde ella sabe", tampoco está en la mesa del diálogo social.

"En el Congreso tendrá enormes dificultades este planteamiento", ha dicho la titular de Trabajo, recordando que no se trata de una posición "de izquierdas o de derechas" y augurando que la oposición "no va a acompañar al Gobierno en un recorte de estas características".