Terrorismo

El yihadista de Ripoll que buscaba vídeos en Youtube para perder el miedo a morir

Días antes de los atentados de Barcelona y Cambrils, Driss Oukabir estuvo varias horas consultando discursos de un imán egipcio sobre el paraíso y como afrontar la muerte, pero al final se echó a atrás

Driss Oukabir
Driss Oukabir EFE

La muerte es un horizonte habitual para los que abrazan la llamada guerra santa o yihad. Es el precio que hay que pagar, según sus postulados radicales, para acceder al paraíso. La mayoría de la célula terrorista que atentó en Cataluña el verano de 2017 aceptó ese desenlace. Pero al menos uno, Driss Oukabir, tenía miedo. No estaba preparado, según las palabras de su hermano Moussa, uno de los cinco abatidos por los Mossos d’Esquadra la madrugada del 18 de agosto en Cambrils.  

Un informe reciente de la policía autonómica al que ha tenido acceso Vozpópuli recoge que Driss Oukabir, el yihadista que prestó la documentación para alquilar la furgoneta de la Rambla, estuvo varias horas consultando vídeos en Youtube en los que hablaba de cómo vencer el miedo a morir. Fue apenas tres días antes de la matanza, el 14 de agosto, según consta en la investigación.  

“Entre las 19:00 y las 23:00 horas de ese mismo día 14 de agosto de 2017, Driss Oukabir alternó la red social Facebook con la visualización continua de vídeos en el portal de Youtube. Los vídeos contenían discursos del predicador egipcio Abdal-Hamid KISHK sobre el paraíso, cómo afrontar el miedo a la muerte, cuando llega el ángel de la muerte, etc.,”, recoge el documento de 37 folios remitido el pasado 18 de febrero al Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, que ya ha procesado a este a otros dos integrantes de la célula, los únicos que siguen vivos.

Los investigadores infieren de estas búsquedas que es “verosímil inferir que el investigado estuviera replanteándose su forma de participar en los atentados a pocos días de que se llevaran a cabo”. De entrada, ese temor le salvó la muerte como el resto de sus compañeros y de ser procesado por las 16 muertes que causó el plan del grupo. La tesis del juez es que Oukabir estaba informado del plan inicial -que pasaba por un atentado a gran escala contra algún edificio emblemático como la Sagrada Familia-, pero no de la alternativa precipitada a la que acudieron tras la explosión accidental del explosivo en su base de Alcanar (Tarragona).

Los mensajes que le salvan

En el sumario de los atentados al que ha tenido acceso este periódico consta un intercambio de mensajes los días previos al atentado entre Driss Oukabir y su hermano en los que el primero admite su negativa a participar en el atentado: "Después seré yo el que se lo coma todo". Ante esta reacción, Moussa avisa a los cabecillas de la célula que no cuenten con la participación de su hermano.

Otros testimonios recabados por los investigadores en el entorno de Driss Oukabir permiten concluir que esta era una reacción habitual en el procesado, actualmente en prisión a la espera de juicio. Un vecino suyo Daniel T.G. a quien el terrorista vendía habitualmente marihuana dice que “era una persona que se prestaba a participar en ilícitos, pero cuando había que cometerlos el investigado cejaba en su empeño y cedía la iniciativa a los demás para que las hicieran”.

Con todo, este mismo testigo confirma la ideología islamista radical de Oukabir, quien en una ocasión “le mostró un par de vídeos yihadistas donde se filmaban la ejecución de personas, en un vídeo se reproducía una lapidación y en el otro se veía a un hombre que le cercenaban la cabeza”. Según el testigo, "incluso" podría decirse que disfrutaba en el momento de ver el vídeo.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Volver arriba