Vox presiona a la Eurocámara para que rechace un informe que defiende el derecho a abortar y a la educación sobre sexualidad en Primaria y Secundaria de forma obligatoria. La Comisión de Igualdad y Mujer del Parlamento Europeo dio luz verde al proyecto este martes con 27 votos a favor, seis en contra y una abstención. Los miembros del grupo ECR, al que pertenece Vox, no lo apoyaron. Y tampoco la eurodiputada del PP Rosa Estarás. Aunque sí el resto de integrantes del PPE. La propuesta se debatirá en una sesión plenaria el próximo mes de junio.

El documento ha sido promovido por el socialista croata Fred Matic y aboga por el acceso universal a la salud y los derechos sexuales y reproductivos (SDSR). Además del aborto legal y del tema educativo, la iniciativa fomenta el acceso a tratamientos anticonceptivos y de fertilidad, así como la atención relacionada con la maternidad, el embarazo y el parto.

El partido liderado por Santiago Abascal no está de acuerdo con que se hable del aborto como "derecho humano fundamental". La eurodiputada y miembro de la Comisión de Igualdad Margarita de la Pisa se ha mostrado manifiestamente en contra. Los días previos a la votación envió un correo electrónico al resto de parlamentarios para instarles a rechazar la propuesta.

Según De la Pisa, el texto "trata de presentar como derechos humanos lo que nunca puede llegar a serlo porque trata unas materias contrarias a la defensa de la vida, la sexualidad, la salud e integridad de la mujer". "Es la máxima expresión de la ideología de género", denuncia en Vozpópuli.

Vox carga contra la propuesta

La eurodiputada de Vox asegura que el llamado 'informe Matic' -en honor a su promotor- está "trufado de conceptos ideológicos sin ninguna base jurídica o científica como 'género', 'patriarcado', 'violencia obstétrica' y 'pobreza menstrual'" y "se inmiscuye en competencias exclusivas de los Estados miembros como la salud y la educación e intenta transformar el aborto en un derecho humano fundamental".

De la Pisa niega la existencia "de un supuesto derecho humano al aborto". "No existe ninguna legislación internacional vinculante que diga que el aborto es un derecho humano. Esto es corromper los Derechos Humanos, estos pueden llegar a perder su esencia y corren el riesgo de transformarse en otros a petición de las distintas comisiones y convenciones", critica. Además, considera que el texto "pisotea" la objeción de conciencia de los profesionales de la salud.

Desde las filas de Vox presentaron 154 enmiendas al texto. "Atenta contra la libertad, igualdad y dignidad de la mujer al contravenir su naturaleza desligando su identidad del sexo biológico", denuncian.

Para De la Pisa, a través del "programa ideológico de género presenta una mujer aislada y victimizada". "Disocia la salud de la vida y prioriza un bienestar subjetivo que le predispone a renunciar a su fertilidad y maternidad", sostiene.

Luz verde con 27 votos a favor

El proyecto del informe, titulado 'La salud y derechos reproductivos y sexuales en la UE, en el marco de la salud de las mujeres', ha salido adelante por 27 votos a favor, seis en contra y una abstención. La Comisión de Igualdad señala que el derecho a la salud, en particular los derechos a la salud sexual y reproductiva, son derechos fundamentales de las mujeres que deben mejorarse y no pueden diluirse ni suprimirse de ninguna manera.

La vulneración de estos derechos de las mujeres -defienden los europarlamentarios que han votado a favor- son una forma de violencia contra las mujeres y las niñas y obstaculizan el avance hacia la igualdad de género. Por ello, piden a los países de la UE que garanticen el acceso a una gama completa de SDSR de alta calidad, completos y accesibles y que eliminen todas las barreras que impiden el acceso total a estos servicios.

Subrayan que algunos Estados miembros todavía tienen leyes muy restrictivas que prohíben el aborto excepto en circunstancias estrictamente definidas, lo que lleva a las mujeres a tener que buscar abortos clandestinos o llevar su embarazo a término en contra de su voluntad, lo que constituye una violación de sus derechos humanos.

De esta forma, instan a todos los Estados a garantizar el acceso universal al aborto seguro y legal y a garantizar que el aborto sea legal al comienzo del embarazo y sobre todo si la salud de la embarazada está en peligro. También recuerdan que la prohibición total de la atención del aborto es una forma de violencia de género.

Piden a los países garantizar el acceso universal a una gama de métodos y suministros anticonceptivos de alta calidad, asesoramiento familiar e información sobre anticoncepción. También a la educación integral en sexualidad en Primaria y Secundaria.

Otro informe se estrelló en 2013

"Este es un paso importante para garantizar que todos los ciudadanos de la UE tengan acceso a la SDSR y que ninguna persona se quede atrás en el ejercicio de su derecho a la salud", ha celebrado este lunes el socialista croata Fred Matic. "El siguiente paso es una votación plenaria que enviaría una fuerte señal de que los eurodiputados están plenamente comprometidos con la protección y promoción de los derechos sexuales y reproductivos", ha apuntado.

En 2013, una iniciativa similar, esta vez promovida por la socialista portuguesa Edite Estrela, se estrelló en la Eurocámara. El texto defendía que los servicios públicos debían ofrecer servicios de aborto "legales, seguros y accesibles". En esta ocasión ni siquiera llegó a votarse en el pleno porque prosperó una resolución contraria de los grupos PPE y Conservadores y Reformistas (ECR).