Los 11 escaños conseguidos por Vox en las elecciones catalanas superan las expectativas "demoscópicas", "de los tertulianos" y las del propio partido. Así lo ha reconocido Santiago Abascal este lunes después barrer a Partido Popular y Ciudadanos en las urnas. La formación ha anunciado una "oposición fuerte y contundente" en Cataluña "como no hemos visto en 40 años". Una "alternativa" ante el "desbordamiento constitucional" que atisba.

"Los catalanes nos han puesto en una situación que ni nosotros mismos imaginábamos, una responsabilidad nacional que vamos a asumir tendiendo la mano. Vamos a estar a la altura de las circunstancias", ha garantizado ante unos resultados generales que no ha dudado en tachar de "malos para España".

Vamos a dar voz a los problemas corrientes"

El líder de Vox ha comparecido junto al candidato a la presidencia de la Generalitat Ignacio Garriga, que ha insistido en su intención de "defender todo lo que ha dicho en campaña y lo mismo que defiende en el resto de de regiones de España".

"Exigiremos que se acabe con el fin de la inmigración ilegal, el fin de inseguridad en los barrios, que el español esté en todas las aulas y que el separatismo deje de robar a los catalanes y se dedique a la emergencia económica, social y sanitaria" que asola al país. "Vamos a dar voz a los problemas corrientes", ha afirmado.

Alternativa al separatismo

Desde las filas de Vox aseguran que sus 11 escaños son "muy valiosos", más teniendo en cuenta "la violencia y los ataques" a los que han sido sometidos en sus actos y mítines. Pero sostienen que "no es un momento de excesivos triunfalismos. La segunda fuerza en Cataluña es ERC, que hace pocos días paseaba a Otegi por las calles, el responsable de muertes como las de Vic y Hipercor", han advertido.

Al igual que han hecho durante toda la campaña, el partido se ha erigido como único "dique de contención" frente al "frente popular separatista" que, a su juicio, encarnan los socialistas, Podemos y los independentistas de ERC. "Vamos a luchar por todos y cada uno de los más de 200.000 catalanes que han confiado en nosotros y por la discriminación que sufren viendo como el artículo 14 de la Constitución es papel mojado en Cataluña", ha señalado Abascal.

Vox ha avisado de su intención de "sentar en el banquillo" a "todos los responsables" de los ataques contra sus dirigentes y afiliados a lo largo de la campaña electoral. "Ha sido extraordinaria la violencia, la amenaza y la coacción promovida por la Generalitat, tolerada por la consejería de Interior y jaleada por la vicepresidencia del Gobierno y algunos medios de comunicación", ha denunciado.

"Vamos a hacer que asuman responsabilidades penales ante lo que es una absoluta anomalía en toda la Europa democrática", ha concluido.