La portavoz adjunta de Vox en el Congreso, Macarena Olona, reclamó este martes que se persiga el “delito electoral” que supone que, durante la campaña de las elecciones catalanas del 14 de febrero, estén siendo acosados los candidatos y dirigentes del partido de Santiago Abascal.

En una entrevista en la Cope recogida por Servimedia, Olona señaló que la presión que están sufriendo los miembros de Vox en la campaña catalana “no es ya una cuestión de decencia democrática”, sino de combatir una actuación delictiva que debería llevar a los partidos a unirse dentro de la “casa común” de la democracia.

“Esto es un delito electoral”, afirmó esta portavoz respecto al acoso a su formación en Cataluña, al tiempo que apuntó que la Generalitat y el Gobierno central están obligados a “garantizar unas elecciones libres”.

A este respecto, Olona criticó que se estén permitiendo “concentraciones no comunicadas” en “puntos coincidentes” con los lugares donde Vox celebra “legítima y legalmente” sus actos de campaña.

"Sectarios de toda la vida"

Señaló que estos episodios de acoso están siendo protagonizadas por colectivos que se autodefinen como “antifascistas”, pero que dijo “son los sectarios de toda la vida”. Sostuvo que este tipo de individuos fueron los que protagonizaron en el País Vasco “la kale borroka de ETA” y ahora en Cataluña se repite el fenómeno con “los cachorros de la CUP”.

En cuanto a si la intimidación a los representantes de Vox en la campaña catalana ha sido condenada por otras fuerzas políticas, Olona indicó que hay dirigentes que han rechazado estos actos en las redes sociales y que hay políticos que le han manifestado su solidaridad “de manera reservada”.

Respecto al aumento de las solicitudes para votar por correo el 14-F, la portavoz del partido de Abascal indicó que entiende que “en el actual estado de pandemia” los catalanes acudan más al sufragio a distancia que al presencial.