El comisario José Villarejo señaló ante el juez de la Audiencia Nacional que investiga sus actividades que el presidente de La Razón y hombre fuerte del Grupo Planeta, Mauricio Casals, le sirvió como fuente de información sobre la familia Pujol y el movimiento independentista catalán. “Sobre todo él tenía muy buena información de Cataluña, de todo el entramado independentista y los Pujol. Probablemente alguna de estas informaciones vino bien desde el punto de vista de Inteligencia”, dice en la declaración que obra en el sumario al que ha tenido acceso Vozpópuli.

El polémico mando, en prisión provisional desde 2017, prestó esta declaración el año pasado por videoconferencia desde la cárcel en el marco de la Pieza 18, una de las muchas tramas en las que se divide la investigación derivada de la Operación Tándem. Tiene que ver con el llamado Proyecto Brod, un encargo formulado en 2013 para espiar a dos empresarios de las telecomunicaciones llamados Javier e Ignacio Pérez Dolset, enfrentados con el Grupo Planeta.

En su declaración ante el magistrado Manuel García Castellón, Villarejo sacó a colación los conocimiento de Casals -de origen catalán- sobre el movimiento independentista. Fue cuando el fiscal le preguntó si su relación con este empresario tenía por objeto recabar informaciones que fuesen a ser usadas en alguna operación policial. “Obviamente yo, como mantenía reuniones con todos mis superiores, comentábamos muchas veces”, contestó el excomisario, quien también aludió a reuniones en Barcelona con responsables del grupo empresarial.

Villarejo llegó a reconocer hace años en sede judicial la existencia de una llamada operación en Cataluña durante el Gobierno de Mariano Rajoy que saltó a los medios de comunicación. Corrió presuntamente a cargo de una serie de policías bajo el mando del Ministerio del Interior que dirigía Jorge Fernández Díaz. Su labor era recabar información comprometedora sobre dirigentes independentistas catalanes. Estas actividades no se investigan por el momento en el caso que afecta a Villarejo.

"Muy buenas relaciones" con Fernández Díaz

En su declaración por la Pieza 18, Villarejo contó que Casals tenía “muy buenas relaciones” con Fernández Díaz. “El me conocía de que era expolicía y que trabajaba en cuestiones de inteligencia civil”, apostilló. El juez, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, abrió esta investigación en octubre de 2019 por la comisión de un posible delito de cohecho, es decir, porque Villarejo hubiese sido contratado para un encargo privado cuando todavía estaba en activo en el Cuerpo (se jubiló en 2016). 

El origen de este caso fue el hallazgo por parte de Asuntos Internos de la Policía Nacional de una serie de documentación incautada a un socio de Villarejo en 2017. Entre ella había un informe sobre los empresarios Pérez Dolset y un presupuesto para investigarles que ascendía a 275.000 en una primera fase. Incluía el coste de sistemas de escuchas vigilancias o pago a confidentes, entre otras cuestiones. Solo ese documento ya estaba valorado en 9.000 euros. El plan pasaba por encontrar “irregularidades y debilidades” de los Pérez Dolset que sirvieran para emprender acciones legales contra ellos.

La investigación, dos años después, gira en torno a esclarecer quién contrató a Villarejo. El juez archivó la causa hace meses tras recibir un nuevo informe de Asuntos Internos en el que los investigadores admiten que no han sido capaces de encontrar evidencias de quién contrató a Villarejo o si se llegaron a pagar los trabajos. No obstante, Villarejo había apuntado a Casals en su declaración. La Sala de lo Penal ordenó al juez que reabriese el y citase al presidente de la La Razón, que tendrá que contestar como investigado el próximo lunes en la Audiencia Nacional.

"El que tenía mucho más interés era Casals"

“Me dijo que tenía problemas con estas personas (los hermanos Pérez Dolset) porque habían sido socios”, declaró el excomisario. Dijo que no fue una petición formal pero que Casals sí le manifestó que estaban contra él y que mirase a ver “si había posibilidad…”. “El que tenía mucho más interés que todos era Mauricio Casals”, añadió ante el juez y los fiscales anticorrupción.

“Él (Casals) es el que me mostró siempre la preocupación y el interés por ese tema porque además creo recordar que tenía problemas, que lo iban a imputar o luego le imputaron. Él manejaba mucho. Él decía que con La Sexta, con Podemos, con Antena 3 tenía montado un tinglado de presión importante”. Efectivamente, Casals fue imputado en 2017 por la Audiencia Nacional en el marco de la ‘operación Hanta’ desplegada por la Fiscalía Anticorrupción. 

El exministro Fernández Díaz junto a Mauricio Casals y la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría

Según informó entonces El Español, los investigadores consideraron que hizo uso de sus contactos en el Gobierno y varios ministerios, principalmente en el Ministerio de Industria, para favorecer a Javier Pérez Dolset con subvenciones públicas y préstamos. Los hermanos Dolset eran propietarios de un 45% del Grupo Lanetro Zed junto a Grupo Planeta, con cerca del 20% de las acciones. Casals también fue imputado en aquellas fechas por coacciones a la Justicia en el marco de la operación Lezo. 

Conozco al Señor Casals desde hace muchos y he mantenido relación hasta prácticamente mi detención. Reuniones, comidas, relaciones con él, mil cosas”, insistió Villarejo. El fiscal Miguel Serrano le preguntó si ese encargo se trató de “un favor” a Casals y el exmando policial dijo que “probablemente”. “El señor Casals me contaba que cenaba muchas veces con el director del CNI y me contaba chascarrillos”, relató Villarejo, que tiene desde años al exjefe de los servicios de inteligencia Félix Sanz Roldán como uno enemigo número uno

"Todos sabíamos de su peso específico"

Dijo desconocer si Casals acudió a él a título personal o en nombre del Grupo Planeta, pero recordó que el presidente de La Razón "era un factotum". "Cuando solo figuraba como editor, todos sabíamos de su peso específico porque además él alardeaba de que, gracias a sus relaciones con la vicepresidenta del PP (Soraya Sáenz de Santamaría) y el propio Rajoy, había conseguido esa extraña fusión con Antena 3 y La Sexta y los acuerdos con Roures (presidente de Mediapro). Mandaba mucho”. 

Al final del interrogatorio, el abogado de Javier Pérez Dolset, Cristiano Mesía, le preguntó si esa relación era extensible al presidente del Grupo Planeta y Atresmedia, José Crehueras. El excomisario dijo que le conocía de los actos que se celebraban en La Razón y a los que asistía gente importante, incluido Sanz Roldán: "En cada acto de estos luego había una sala VIP, que éramos un grupito, subíamos a una planta y allí nos quedábamos, ya sabe, conspirando, tomándonos un canapé y en alguna ocasión sí charlé con Crehueras, pero no recuerdo que me dijera nada de su cliente porque siempre era Casals el que hablaba en nombre de todos".