Las agendas de José Manuel Villarejo están desvelando todos los contactos que amasó el comisario jubilado en los años que son objetivo de investigación judicial. Los cuadernos personales del policía que han terminado en manos del magistrado que le investiga recogen numerosas alusiones a banqueros, empresarios, compañeros de profesión y políticos. Entre los nombres que aparecen en estas libretas se encuentra el del actual presidente del Gobierno. El comisario se refirió a Pedro Sánchez, entonces líder del PSOE en la oposición, aludiendo a la existencia de un encuentro entre ambos.

"Cita con Pedro Sánchez", escribió el comisario en una de las entradas que obran en la nueva tanda de agendas incautadas. Se trata de una anotación relativa al 24 de abril de 2015, tal y como ha podido confirmar Vozpópuli. En aquel momento Sánchez atravesaba el ecuador de su primer mandato como secretario general del PSOE, un cargo que abandonó en octubre de 2016 tras la crisis interna surgida en el partido por su negativa a facilitar la investidura de Mariano Rajoy.

Este diario se ha puesto en contacto con fuentes de Moncloa que no ha querido hacer comentarios por este asunto. Desde el PSOE niegan cualquier contacto así como reunión alguna con el comisario jubilado. El espía no adjuntó más detalles sobre este asunto, aunque sí atribuyó el apunte a MAN GON. Se refirió, con este apodo, a Manuel González, el histórico dirigente de Izquierda Unida que quería que actuara, siempre según estas anotaciones, de enlace entre el comisario jubilado y el actual presidente del Gobierno.

Validez para las investigaciones

Este apunte se incluye en la nueva tanda de agendas incautada al espía el pasado mes de octubre. Los agentes de Asuntos Internos registraron el domicilio familiar del comisario en el marco de un operativo en el que detuvieron a su mujer Gemma Alcalá y otros imputados en la macrocausa por impulsar una supuesta red de compra venta de documentos oficiales. Esta trama, que se investiga en el marco de la pieza 28, la habría impulsado el propio comisario durante el tiempo que estuvo en prisión provisional en el centro de Estremera.

En la operación los agentes requisaron un total de 13 cuadernos. De ellos siete recogen anotaciones relativas al encargo de espionaje ilegal a Luis Bárcenas para sustraerle documental clave sobre la caja B del Partido Popular. Precisamente, en el marco de esta pieza, bautizada con el nombre de Kitchen, el magistrado Manuel García Castellón ha resaltado la trascendencia de las anotaciones del comisario por el "cronograma temporal" con el que relata estos hechos que arrancaron en 2013.

Por los mismos rinden cuentas la entonces cúpula policial y del Ministerio del Interior. Las anotaciones permitieron también imputar en la causa a la exsecretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal y su marido Ignacio López del Hierro. "Las anotaciones de las agendas, por tanto, no pueden tomarse como hechos irrefutables, sino que son apuntes del Sr. Villarejo, y deben revisarse con cautela y desde la necesaria comprobación de las diferentes informaciones recogidas", expuso el magistrado en el auto del pasado 1 de junio por el cual imputó a la también exministra de Defensa y su marido.

"Excelentes relaciones" con el PSOE

Más allá de las alusiones a la trama Kitchen, Villarejo incluyó anotaciones de tinte personal (que se han expurgado de la causa) y otras relativas al resto de líneas de investigación abiertas en el procedimiento. De este modo, y tras un análisis inicial de estas fuentes de prueba incautadas hace nueve meses, los agentes de Asuntos Internos identificaron alusiones que salpican, al menos, a un total de diez líneas de investigación abiertas en la causa.

Destacan, entre ellas, las relativas a los encargos de BBVA (pieza 9), de los hermanos Ángel y Álvaro Pérez Maura para evitar la extradición de este primero a Guatemala (pieza 4), del Grupo Planeta (pieza 12) o relativas al proyecto Wine (pieza 21). Este último se gestó para las firmas Repsol y Caixa en 2011 para espiar al empresario Luis del Rivero después de que éste fracasara en su intento por hacerse con parte del control de la petrolera.

Además de los trabajos que están en el foco de la Audiencia Nacional, Villarejo anotó referencias de empresarios, juristas, periodistas, banqueros y políticos que demuestran las relaciones de poder que mantuvo mientras estuvo en activo. En lo que respecta a la parte política, el policía anotó alusiones a políticos de uno y otro signo. De este modo, además de la presunta cita con Pedro Sánchez, Villarejo también transcribió el nombre del que fuera ministro de Industria bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián. Este último, no obstante, fue una de las víctimas de los trabajos del policía para el BBVA.

Con todo, no es la primera vez que alude al actual Ejecutivo. En su interrogatorio de marzo de 2020 por los trabajos a Iberdrola, Villarejo hizo referencia a las "excelentes relaciones" que le unían entonces al PSOE. De hecho, hizo mención a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. De ella dijo que la conocía de "años antes" (en su etapa como consejera en la Junta de Andalucía) porque tuvo una "colaboración para un parque mediático en Córdoba". Se refirió a la negativa de Calvo a respaldar el proyecto porque se quería levantar en una zona muy próxima al complejo de Medina Azahara. En el mismo participó el comisario a través de una de sus empresas.

"Tengo anotaciones muy interesantes"

Pese a ello, fueron los entonces líderes políticos del PP los que coparon las anotaciones de sus agendas. Así, entre 2012 y 2013 reflejó los pormenores de la trama Kitchen en alusiones a Cospedal (Cospe); el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez (al que se refería con el apodo de Chisco), el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz o Mariano Rajoy (al que apodaba el barbas).

De hecho, en este nuevo lote de libretas personales también aparecen continuas referencias al exlíder del Partido Popular, a quien Villarejo implica directamente en el espionaje a Bárcenas costeado con fondos reservados del Estado. Destaca la observación que escribió a comienzos de julio de 2013, días antes del arranque de esta trama para la que captaron como confidente al que fuera chófer del extesorero, Sergio Ríos Esgueva. "Dice que MIN (ministro) habló con RAJ (Rajoy) y todo es ok", reza otro de los apuntes avanzado por El País y confirmado este diario.

Villarejo, por su parte, siempre ha insistido en que muchos de estos contactos VIP reniegan de él y dicen no conocerle pese a que entonces recurrieron a él para encargos de espionaje. Esta misma semana, en su última comparecencia en sede judicial, mostró su enfado a los periodistas que le aguardaban a su salida por el hecho de que no se le dé traslado de estos cuadernos y de que, para consultar lo que anotó entonces, tenga que acudir en persona a la Audiencia Nacional. "No me dan copia porque tengo anotaciones muy interesantes", apostilló.