Han pasado 40 años desde que el teniente coronel Antonio Tejero irrumpiese en el Congreso de los Diputados al grito de "¡quieto todo el mundo!". Portaba una pistola en la mano y disparó en repetidas ocasiones para silenciar la sala. Esto ocurrió el 23 de febrero de 1981, durante la votación para investir a Leopoldo Calvo Sotelo presidente del Gobierno. Adolfo Suárez presentó su dimisión el 29 de enero del mismo año y sería este quien le sustituiría.

En el vídeo que acompaña a estas líneas, Grego Casanova, redactor de Vozpópuli e historiador, explica a la generación más joven qué fue el 23-F y quiénes fueron sus protagonistas.