España

Siete de cada diez víctimas con discapacidad intelectual son mujeres, la mitad, menores

Casi el 70% de las agresiones contra personas con discapacidad intelectual este 2020 se produjo en el ámbito intrafamiliar, según datos de la Unidad de Atención a Víctimas de Violencia con Discapacidad Intelectual (UAVDI) de Fundación A LA PAR

Siete de cada diez víctimas con discapacidad intelectual son mujeres, la mitad menores
Siete de cada diez víctimas con discapacidad intelectual son mujeres, la mitad menores Pexels

Siete de cada diez víctimas de violencia con discapacidad intelectual en España son mujeres. De ellas, entorno a la mitad eran menores de edad en el momento en el que se produjo la agresión. Son los estremecedores números facilitados hoy por la Unidad de Atención a Víctimas de violencia y abusos contra personas con Discapacidad Intelectual (UAVDI).

Esta unidad de Fundación A LA PAR, que cumple una década de existencia este año, contabiliza hasta la fecha un total de 145 casos de violencia o abusos atendidos, y estiman alcanzar los 160 casos al término de 2020.

Este año tan difícil por la coyuntura derivada de la pandemia sanitaria no ha remado precisamente en favor de las víctimas de agresión y maltrato con discapacidad intelectual. Los duros meses de confinamiento han dado una clara ventaja a sus agresores, ya que, si bien siempre es predominante en este tipo de violencia el ámbito intrafamiliar en cuanto a procedencia de las agresiones, el encierro en casa durante varios meses ha abonado esta dramática realidad.

Así las cosas, el 68% de maltratos o abusos contabilizados este 2020 se han producido en un ámbito tan próximo a la víctima como pueda ser la residencia en la que vive o su propio hogar.

Y sin embargo, el total de casos atendidos este año disminuye hasta acercarse a niveles de 2017, cuando se alcanzaron los 165 casos al término del año (en 2019 la cifra llegó casi a 200) Este descenso significativo, aclaran desde la Fundación, no se debe precisamente a que haya sido un año menos violento. La detección de abusos se ha resentido como consecuencia del impass que ha supuesto la pandemia:

"Lo interpretamos como una consecuencia del cierre de la mayoría de centros de atención a personas con discapacidad intelectual (colegios, centros ocupacionales, etc.) durante el primer estado de alarma. Estos recursos son uno de los principales focos de detección de las situaciones de abuso y maltrato a sus usuarios, especialmente cuando se producen en el ámbito intrafamiliar, y al permanecer cerrados en los meses del confinamiento se hacía prácticamente imposible que los profesionales pudieran detectar esta problemática. Por el contrario, observamos un repunte de las derivaciones en el mes de junio, coincidiendo con el final del estado de alarma, y durante los meses de septiembre y octubre, que puede guardar relación con la reapertura de muchos de los centros aludidos tras el verano", explica Jacobo Cendra, Coordinador de la UAVDI A LA PAR.

Por tipo delictivo, destacan muy por delante del resto de categorías, los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, que representan casi la mitad del total: un 48%

Aun así, el descenso detectado en las derivaciones también puede guardar relación con otra realidad derivada del anómalo contexto que atravesamos. Desde la UAVDI de Fundación A LA PAR alertan de "la saturación de muchos centros, de los servicios sociales, e incluso de muchas familias. (…) Esta situación provoca, en ocasiones, tener que priorizar una serie de urgencias, necesidades y medidas por encima de otras, y que en consecuencia, muchas veces la detección del abuso y el maltrato a personas vulnerables queden en un segundo plano.

Por tipo delictivo, destacan muy por delante del resto de categorías, los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, que representan casi la mitad del total: un 48%. Le siguen con un 10% y un 9% respectivamente, la violencia doméstica y la que se produce en el ámbito de la pareja o expareja.

Un 6% de los casos derivados a UAVDI, y sus cuatro unidades hermanas repartidas por el país, han sido de trata de seres humanos. Y el 27% restante entraría en la categoría de 'otros delitos' como el maltrato psicológico o la violencia por motivación económica.

Las denuncias siguen al alza

Una vez más, las denuncias ponen la nota esperanzadora. Se mantiene la tendencia al alza de los últimos años. Del total de casos atendidos por la UAVDI de Fundación A LA PAR y sus unidades hermanas en diferentes puntos de España- prácticamente el 50% son fruto de denuncias telefónicas: en 2019, ese mismo dato no llegó a alcanzar el 45%.

Y sin embargo, también aquí se hace evidente el impacto de la pandemia: aparece un nuevo perfil de denunciante. En 2020, el denunciante-víctima convive con el denunciante-vecino. Un dato, pues, agridulce: las víctimas han denunciado menos este año (hay que tener presente que muchas han estado conviviendo con sus agresores y esto puede disuadirles) pero la opinión pública está más sensibilizada y vigilante y, en consecuencia, disminuye la tolerancia con los agresores y maltratadores y se denuncia más.

Con todo, la UAVDI de Fundación A LA PAR reitera su llamada de atención a la ciudadanía para que la pandemia no se convierta en un paréntesis de impunidad para estos agresores: "que, a pesar de las dificultades derivadas de la pandemia, se tenga en cuenta que siguen produciéndose situaciones de abuso y maltrato hacia personas con discapacidad intelectual y que en muchas ocasiones es el entorno más cercano (profesionales, familiares, etc.) el mejor aliado para detectarlo y ponerle fin, insisten desde UAVDI.

Sobre la Fundación A LA PAR

La Fundación A LA PAR trabaja con las personas con discapacidad intelectual por sus derechos y su participación en nuestra sociedad. Cree que así será más rica y diversa. En torno a esta misión, la Fundación ha crecido tanto en número de servicios como de personas atendidas, unas mil en la actualidad, y emplea a casi 500.

Diseña apoyos allá donde la persona con discapacidad intelectual encuentra barreras para su participación: educación, empleo, vivienda, ocio, deporte, sanidad, justicia... Busca también promover una sólida red de puentes en todos los ámbitos de la sociedad para que las personas con discapacidad intelectual estén cada día más involucradas en ella.

Creada en 1948, su trayectoria en estos años la convierte hoy en un referente, nacional e internacional, en el ámbito de la discapacidad intelectual. Su mayor aval son estos más de 70 años de ejemplaridad y compromiso con la dignidad de las personas. Lucha por un mundo mejor: está convencida de que es un ideal alcanzable.

Incluida en la Business Guide 2008 creada por Naciones Unidas y siendo una de las 85 ONGs del mundo (sólo 2 españolas) de mayor confianza para formar alianzas con empresas.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba