Los vecinos de Zalla, municipio donde residía Joaquín Beltrán --uno de los dos trabajadores desaparecidos en el derrumbe que se produjo en el vertedero de Zaldibar (Vizcaya) el 6 de febrero de 2020--, se han movilizado en la tarde de este viernes para trasladar su solidaridad y apoyo a la familia.

Junto a ellos, cientos de personas se han concentrado también en diferentes localidades tras el anuncio realizado por el Gobierno Vasco de haber finalizado sin éxito el operativo de búsqueda. La conclusión del dispositivo, que se han prolongado durante 15 meses en los que se han excavado y rastrillado 450.000 metros cúbicos de tierra, ha sido dada a conocer este viernes por el Ejecutivo vasco.

La plataforma Zaldibar Argitu, que ha reclamado que se depuren "responsabilidades", ha convocado por ello concentraciones y manifestaciones en varios municipios limítrofes a la escombrera de Zaldibar.

De este modo, se han desarrollado movilizaciones en Eibar, Ermua, Elgeta y Zaldibar, así como en Zalla, municipio donde residía Joaquín Beltrán junto a su mujer y tres hijos y donde, a partir de las 20.00 horas, cientos de personas, entre los que estaban amigos y familiares, se han concentrado en la Plaza Euskadi.

Rodeando al kiosko de música, donde estaban depositados ramos de flores y colocado pancartas en recuerdo de Beltrán y Alberto Sololuze --cuyo cuerpo fue localizado el pasado agosto--, así como de denuncia por los 15 meses "sin respuesta", los participantes se han concentrado durante diez minutos en silencio.

Tras un fuerte aplauso por parte de los participantes, Zaldibar Argitu ha leído además un comunicado que el que han responsabilizado al Ejecutivo Vasco de la gestión llevada a cabo y han insistido en la necesidad de que se "depuren responsabilidades.