Nuevo episodio en el 'misterio de las vacunas perdidas'. En esta ocasión, 7.020 dosis de Pfizer BioNTech no constan en el informe diario de vacunas, como así debería según lo anunciado solo dos días antes por el Ministerio de Sanidad. Ni este ministerio ni el de Defensa han respondido a Vozpópuli sobre el paradero de estas vacunas.

Este lunes, Sanidad anunciaba a través de sus redes sociales el desembarco en España de 546.390 dosis de Pfizer. En aquel momento, el informe diario de vacunas recogía un total de 4.567.095 de dosis de este tipo de vacuna. Por tanto, en la actualización del miércoles, cuando el informe refleja la llegada de nuevo suministro, debían constar un total de 5.113.485 dosis.

En cambio, la cifra recogida era de 5.106.465 dosis para la vacuna de Pfizer, es decir, 7.020 dosis menos. Por el momento, Sanidad no ha ofrecido información a este diario sobre el paradero de estas y de las 23.000 vacunas de Moderna que tampoco han sido registradas. En total, son 30.020 las vacunas que deberían aparecer en el informe y no lo hacen.

Tampoco es posible saber si estas vacunas han ido a parar al Ejército, ya que, como de costumbre, el Ministerio de Defensa mantiene silencio al respecto. Como ya contó este diario, los últimos datos disponibles sobre vacunas recibidas por las Fuerzas Armadas datan del 5 de marzo. Desde entonces, es imposible conocer la cantidad de dosis recibidas por el Centro Militar de Farmacia.

Dosis 'aparecidas'

Es conveniente recapitular porque es sencillo perderse entre tanta dosis. Todo comenzó con las 6.800 dosis de AstraZeneca que no aparecían en los informes de vacunas del Ministerio de Sanidad, a pesar de que la compañía farmacéutica insistía en haberlas enviado a España. Este desfase no fue aclarado hasta días más tarde, cuando la ministra Carolina Darias indicó que habían ido a parar a las Fuerzas Armadas.

Se puede hablar, por tanto, de la aparición de 6.800 dosis. Sin embargo, este diario se percató de la ausencia de 23.000 dosis más en nuevos informes, en este caso de Moderna. El paradero de estas dosis nunca fue aclarado. Desde entonces, la ministra hace verdadero hincapié, cada vez que nuevas dosis son anunciadas, de que las cifras son "estimaciones de los laboratorios", y que, por tanto, pueden fluctuar.

Retrasos en el suministro

El análisis de las dosis que entran en España y su comparación con lo reflejado en los informes de Sanidad también ha servido para detectar problemas de suministro que nunca se habían notificado por parte del Ministerio.

En el caso de Moderna, se han venido produciendo produciendo constantes problemas en el suministro de dosis, pero no todos eran comunicados públicamente. Como ya adelantó este diario, Moderna no cumplió con el envío de 127.900 dosis en la tercera remesa. Esta información no trascendió públicamente y a día de hoy sigue sin conocerse la cifra exacta de vacunas que no llegaron.

Fueron fuentes de las comunidades autónomas las que confirmaron que el tercer envío de Moderna fue inferior a lo anunciado. Sanidad sí informó a las comunidades autónomas, pero no a los ciudadanos.

Con las vacunas de AstraZeneca ocurrió algo similar. Para febrero debían haber llegado 1.810.575 dosis de esta vacuna y en el informe de Sanidad bien entrado marzo solo se informaba de 1.169.800 dosis, es decir, 640.575 menos, una cifra nada desdeñable. Sanidad reconoció a Vozpópuli que se habían producido problemas en la fábrica que habían impedido al laboratorio enviar el monto total anunciado.

No ha sido hasta esta semana cuando el informe de Sanidad ha reflejado las dosis de AstraZeneca prometidas en febrero. O sea, que llegan con tres semanas de retraso. No obstante, miles de ellas han estado paradas estos días por la decisión de la Agencia Española de Medicamentos (Aemps) de suspender la vacunación hasta que se conociera su relación con casos de trombosis.