El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha pedido este viernes a la ciudadanía vasca que "mantenga voluntaria y conscientemente" una limitación de la movilidad nocturna entre las once de la noche y las seis de la mañana, así como que no se reúna en grupos de más de cuatro personas.

Urkullu ha comparecido ante los medios de comunicación, después de la reunión del Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI), que él preside, y que ha acordado las medidas a adoptar a partir del fin del estado de alarma este próximo domingo. Estas constarán en un decreto del presidente del Gobierno Vasco.

Golpe de la Justicia

El encuentro se ha producido después de que el TSJPV haya rechazado que se puedan aplicar restricciones como el toque de queda nocturno, los confinamientos perimetrales autonómico o municipales, y el límite generalizado de agrupaciones de cuatro personas.

El lehendakari ha afirmado que el nuevo decreto viene determinado por el final del estado de alarma, y por la resolución del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en repuesta a la solicitud de autorización previa realizada por su Ejecutivo.

"Resulta muy difícil de entender, y de explicar a la sociedad, que las mismas medidas den lugar a resoluciones judiciales diametralmente opuestas en diferentes comunidades autónomas", ha apuntado.