España

Las comunidades se plantan ante la inacción de Sánchez y piden la alarma

Esta ráfaga de anuncios se produce después de que el presiente del Gobierno haya declinado por la mañana adoptar medidas concretas para frenar la segunda ola

El lehendakari Íñigo Urkullu durante su encuentro de junio con Pedro Sánchez en La Moncloa.
El lehendakari Íñigo Urkullu durante su encuentro de junio con Pedro Sánchez en La Moncloa. GTres

Los gobiernos autonómicos del País Vasco, Cataluña, Asturias, Extremadura, La Rioja, Navarra, Castilla-La Mancha, Cantabria y la ciudad de Melilla han solicitado a lo largo de la tarde al Ejecutivo central que decrete el estado de alarma para poder tomar medidas restrictivas que ayuden a contener la pandemia del coronavirus.

La pasada medianoche, el presidente de Melilla, Eduardo de Castro (Cs), informaba de que había pedido la declaración del estado de alarma en la ciudad autónoma para aplicar el confinamiento nocturno, tal como había defendido este jueves en el Consejo Interterritorial de Salud, que aplazó la decisión de decretar el toque de queda por falta de un acuerdo sobre el marco legal para desarrollarlo.

Posteriormente, ha sido el lehendakari, Iñigo Urkullu, el que ha reclamado al Gobierno que decretase el estado de alarma por un período inicial de 15 días "en todo el Estado", aunque con el mando y la gestión en manos de los presidentes autonómicos.

Horas después, el gobierno catalán, reunido de urgencia, seguía los pasos del lehendakari, una vez que Asturias, Extremadura y La Rioja pidieran al Gobierno que declaración del estado de alarma, que mañana solicitarán formalmente Castilla-La Mancha y Cantabria, según han avanzado sus Ejecutivos.

La presidenta de Navarra, María Chivite, ha defendido la "utilidad" del estado de alarma y ha pedido su gestión si se aprueba.

Tanto el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, como el de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, han reclamado a Sánchez esta medida con el fin de poder contar con el respaldo legal necesario para restringir la movilidad nocturna de la población y frenar así el avance de la segunda ola de la pandemia de la covid-19.

Esta ráfaga de anuncios se produce después de que el presiente del Gobierno haya declinado por la mañana adoptar medidas concretas para frenar la segunda ola.

El País Vasco abre la veda

El primero en reaccionar ha sido el lehendakari, Iñigo Urkullu, que ha solicitado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que declare el estado de alarma en toda España. El jefe del Ejecutivo del País Vasco reclama al mismo tiempo que las competencias para gestionar la alarma se deleguen a las comunidades autónomas. Así, los presidentes autonómicos como él se ocuparían del combate a la pandemia en cada territorio "en coordinación" con el Gobierno central.

En una comparecencia en Ajuria Enea, el lehendakari ha insistido en que la alarma debe declararse en todo el país pero siempre y cuando "se faculte a los presidentes autonómicos de forma delegada" para liderar en cada región la lucha contra el virus. A su juicio, esta medida es necesaria teniendo en cuenta la "alta probabilidad de que sea necesario adoptar medidas más restrictivas e intensas" en las próximas semanas por la virulencia de los contagios. 

Sánchez ha recibido la petición de Urkullu y, en palabras del propio lehendakari, "la va a estudiar con preocupación". Cuando le han preguntado por qué tomaba la iniciativa para toda España, y si ello tenía que ver con la inacción de Sánchez, Urkullu ha optado por no polemizar. "Yo no quiero ni polémicas ni medallas con esta cuestión, porque estamos hablando de la salud de las personas". Pero, eso sí, ha remarcado que está seguro de que otros presidentes autonómicos están de acuerdo con la medida

Tras el revés judicial

Este movimiento del Ejecutivo vasco se explica por el descontrol de la pandemia y por el revés judicial del jueves, cuando el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco no avaló una de las restricciones de Urkullu, la de limitar las reuniones a seis personas. Los jueces sugirieron en su auto que el instrumento necesario para aplicar dicha medida y otras similares era precisamente el estado de alarma.

En una conversación con Sánchez, el lehendakari le ha trasladado la necesidad del estado de alarma "dada la situación" sanitaria y con el deseo de actuar con la "mayor celeridad posible para intentar preservar la salud de toda la ciudadanía", según han informado fuentes de la Presidencia Vasca a varios medios esta mañana. 

Urkullu ha hecho esta petición después de que ayer el TSJPV no avalara una de las medidas recogidas en la orden dictada por la consejería vasca de Salud. En concreto los magistrados tumbaban la restricción que prohibía reuniones de más de seis personas en el ámbito privado y público, al entender que infringía un derecho fundamental y que la comunidad autónoma no está facultada para ello, sino el Estado. 

En estos momentos hay 28 localidades vascas que están por encima de la tasa de contagio de 500 casos por cada 100.000 habitantes

Parece obvio, por tanto, que cuando Sánchez acceda a declarar el estado de alarma, Urkullu podrá activar la prohibición de las reuniones de más de seis personas, así como adoptar otras restricciones para combatir al coronavirus. 

La situación de la pandemia en el País Vasco es más que preocupante. Las cifras de positivos no paran de crecer. Este mismo viernes Euskadi registraba un nuevo récord de contagios. Hasta 1.207 nuevos casos que han vuelto a elevar sobremanera la preocupación en el Gobierno de Urkullu. En estos momentos hay 28 localidades vascas que están por encima de la tasa de contagio de 500 casos por cada 100.000 habitantes.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba