El Ministerio de Sanidad ha acordado con las comunidades autónomas la utilización de la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19 solo con personas mayores de 60 años, una medida que ha encontrado la disconformidad de la Comunidad de Madrid, mientras que País Vasco y Ceuta se han abstenido. Apenas unas horas después de que la Agencia Europa de Medicamentos (EMA) emitiera un informe en el que confirmaba la existencia de una "posible relación" entre la vacuna de AstraZeneca y casos muy infrecuentes de coágulos sanguíneos, el Gobierno fija así una nueva postura acerca del uso de la vacuna de la farmacéutica anglosueca, contraria a la que había aplicado hasta ahora.

Un nuevo vaivén en el uso de AstraZeneca que llega a pesar de que la EMA ha recomendado seguir con su utilización sin fijar límites de edad, asegurando que "los beneficios derivados siguen estando muy por encima de los riesgos", Sanidad ha emitido la propuesta de limitar su uso a un grupo determinado, como ya han anunciado otros países como Bélgica, aunque en este caso con mayores de 55 años. Italia, por su parte, ha decidido priorizar su utilización para los mayores de 60.

Hasta ahora, la vacuna de AstraZeneca se había administrado en España solo con menores de 65 años y personal esencial como bomberos, policías o docentes, aunque esta misma semana el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, había dejado abierta la puerta a suprimir ese límite de 65 años.

No es la primera vez que la administración de esta vacuna se ve alterada. A mediados de marzo, Sanidad suspendió su uso varios días, a la espera de un primer informe de la EMA que resultó positivo, lo que llevó a Sanidad a decidir continuar con la vacunación. De hecho, tras retomar el proceso, se amplió la edad a los 65 años.

Ahora, tras reunirse de urgencia todos los ministerios de Sanidad de los países miembros de la Unión Europea al salir las últimas informaciones sobre las vacunas de AstraZeneca, su aplicación vuelve a sufrir un nuevo viraje.

"Beneficios por encima de los riesgos"

Según las conclusiones alcanzadas por el comité de seguridad (PRAC) de la EMA, los coágulos de sangre “inusuales” con bajas plaquetas “deben incluirse como efectos secundarios muy raros” de la vacuna de AstraZeneca, en base a “todas las pruebas disponibles actualmente”, incluyendo el asesoramiento de un grupo especial de expertos.

"La EMA continuará monitoreando toda la evidencia científica disponible sobre la efectividad y seguridad de todas las vacunas covid-19 autorizadas y emitirá más recomendaciones, si es necesario, sobre la base de evidencia sólida", ha dicho Emer Cooke, directora ejecutiva de EMA, que ha añadido que “es importante que las personas vacunadas como los médicos son conscientes de los signos y síntomas de estos trastornos inusuales de la coagulación de la sangre y pueden detectarlos rápidamente para minimizar el riesgo ".

18 muertes

Hasta ahora la mayoría de los casos notificados han ocurrido en mujeres menores de 60 años dentro de los 15 días posteriores a la vacunación. Según ha confirmado la presidenta del PRAC, Sabine Straus, se ha llevado a cabo "una revisión detallada de 62 casos de trombosis del seno venoso cerebral y 24 casos de trombosis de la vena esplácnica en la base de datos de seguridad de medicamentos de la UE (EudraVigilance) al 22 de marzo de 2021", de los cuales "18 fueron fatales".