La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía acusa a Podemos de haber presentado ante el magistrado que instruye el 'caso Neurona', "pasaportes duplicados" de supuestos trabajadores de la consultora mexicana que, en realidad, "no cumplieron con el requisito obligatorio de obtener un visado de trabajo para ejercer dicha actividad".

"Las personas que figuran en los listados como personal supuestamente integrante de Neurona, y que se desplazaron para ejercer una actividad laboral o profesional en España, al acceder al espacio Schengen y en otros casos al territorio nacional, no cumplieron con el requisito de obtener un visado de trabajo para ejercer dicha actividad", señalan los investigadores en el último informe presentado al magistrado Juan José Escalonilla, al que ha tenido acceso Vozpópuli.

En el escrito, la UDEF sostiene que entre la documentación aportada por Podemos para acreditar los trabajos realizados por Neurona en la campaña electoral de 2019, además, "han sido halladas múltiples discrepancias" en relación con los arrendamientos de los inmuebles en los que supuestamente los trabajadores de la consultora mexicana se habrían hospedado para realizar sus presuntas labores de campaña. Los pagos en cuestión ascenderían a los 363.300 euros.

"En algunos casos", señalan los investigadores, "los pasaportes aportados para arrendar los inmuebles estaban repetidos". En otros caso, añade la UDEF en su informe -que ha sido incorporado al sumario del caso- "figuraban personas que no constan en los listados de los trabajadores" de Neurona aportados por Podemos a la causa, como por ejemplo Christian Pabel Muñoz López o Rodrigo Antonio Benedith Reyes. "No pudiendo ser establecido ningún vínculo laboral ni determinada función en el contrato de prestación de servicios de Neurona con Unidas Podemos por estas partes", rezan los agentes

Tal y como adelantó Vozpópuli el pasado mes de agosto, los investigadores del caso de Neurona en Madrid sospechaban que la empresa vinculada a Monedero se habría aprovechado de trabajadores extranjeros mexicanos, que residían en un piso de Leganés, y que presuntamente trabajaron sin tener todos los papeles en regla.

En su último informe entregado al juez, los agentes de la UDEF también señalan que las reservas de hotel aportadas por Podemos para justificar el hospedaje de los trabajadores de Neurona en el Hotel Neomagna de Madrid fueron canceladas. Igualmente precisan que, del total de 1.385 archivos analizados en redes sociales en relación a este contrato, se han hallado 42. "Esto supone algo más de un 3% de la cantidad analizada", reza el oficio.

Fotografías y vídeo aportados por Podemos

Además, los investigadores señalan que de los metadatos de las fotografías y vídeos aportados por Podemos para justificar los trabajos de Neurona en sus oficinas de la calle Maudes de Madrid, alquiladas entre el 1 de marzo y el 7 de junio, "no pueden determinarse el marco temporal en el que fueron realizados ni determinarse la finalidad de la actividad que están desarrollando".

"Por el contrario", añade el informe de la UDEF, "en una de las fotografías se observa que esta es temporalmente incompatible con los actos electorales de la campaña del 28 de abril" (elecciones generales) mientras en otra se observa que varios trabajadores de Neurona fueron fotografiados en la pegada de carteles de la campaña del 26 de mayo de 2019 (elecciones municipales y autonómicas). Un acto electoral, destaca la UDEF, "que no correspondía con la finalidad del contrato" suscrito con Neurona.

Asimismo, y en conexión con otra parte de los archivos videográficos presentados, los investigadores destacan que tras intentar localizar en fuentes abiertas archivos videográficos que acreditaran la presencia de trabajadores de Neurona en la campaña de las elecciones generales del 28 de abril de 2019, tan solo han sido identificados Alejandro Neira Pinzón y Víctor José Sánchez Padilla. "Una vez vistos en su conjunto, estos parecen tener otra finalidad que no es la de las elecciones generales del 28 de abril", precisan en el informe.

Las pruebas aportadas por Podemos

Sin embargo, añade la UDEF, en la misma búsqueda en fuentes abiertas sí han sido localizados integrantes del personal de Neurona en diversos actos de la campaña de las municipales, a la Asamblea de Madrid y al Parlamento Europeo celebradas en mayo de 2019.

El magistrado, que investiga a Podemos por un presunto delito de financiación irregular, indaga si se llegaron a prestar los trabajos electorales encargados a Neurona Consulting. El objetivo es aclarar si, como sostienen las acusaciones, se produjo delito teniendo en cuenta que dicho servicio se costeó con subvenciones que se otorgaron a los partidos para los comicios generales de aquel 28 de abril. El partido, por su parte, ya presentó el pasado verano cerca de 1.500 'productos' relativos a grabaciones y otras pruebas que demostrarían que este contrato de consultoría se llevó a cabo.

Neurona es una empresa con sede en México, que creó una filial ad hoc en España (Neurona Comunidad) para la campaña electoral de abril 2019. El problema que centra las sospechas del juez es que Podemos redactó, como adelantó este diario, un borrador de contrato de servicios con Neurona antes de que la sociedad se inscribiera en el registro español. Igualmente también se investiga una serie de transferencias que se hicieron desde las cuentas de Neurona a la mexicana Creative Advice Interactive Group.