La UDEF de la Policía Nacional ha remitido extenso informe al juez del caso Neurona en el que pone en duda parte de los trabajos prestados por la consultora Neurona para Podemos durante la campaña de las elecciones generales de abril de 2019. Por esos trabajos el partido pagó 363.000 euros a la empresa mexicana y tanto el magistrado como la Fiscalía o el Tribunal de Cuentas dudan de que realmente se prestaran. Este es uno de los puntos centrales por los que está investigada la formación morada en el llamado caso Neurona.

“Algunos de los trabajos presentados son susceptibles de no haber sido utilizados para la campaña y la precampaña de las elecciones generales de abril de 2019 puesto que en la memoria entregada se encuentran archivos que no corresponden con la finalidad del contrato, bien porque se encuentran fuera del marco temporal en base a la fecha que consta en los metadatos del archivo o bien porque una vez visualizado su contenido este no se corresponde con tal fin”, arranca sus conclusiones el informe policial de 94 folios al que ha tenido acceso Vozpópuli.

En verano, Podemos aportó un disco duro con cerca de 1.400 productos electorales. De este modo el partido trataba de justificar a las autoridades de que pagó por unos trabajos que se realizaron. El juez pidió a la policía que los analizase para acreditar que se hicieron en fechas propias de la campaña y no después. Estos trabajos ya fueron objeto de análisis por los expertos en ciberdelincuencia de la Policía Nacional que avaló la mayor parte de los trabajos. Ahora la UDEF, unidad dedicada a investigar delitos económicos se muestra más escéptica.

Una gran cantidad de archivos no se ajustan por el contenido a la finalidad del contrato (...) esto se ve reforzado por los vídeos que han sido aportados y que tienen la cabecera o el cierre de las elecciones a las que concurría como candidata Isabel Serra y no a las elecciones generales”, argumentan los investigadores.  Llaman la atención de que entre el material aportado por Podemos hay un cartel electoral del año 2016. "Algunos corresponden con capturas o descargas de programas de televisión", "otros son archivos repetidos".

Documentación sin logos

Entre los argumentos para justificar ese escepticismo citan, por ejemplo, que entre la documentación aportada no aparece el anagrama de Neurona. Apuntan que, en cambio, sí aparece en otras producciones de la consultora en otros ámbitos como se puede apreciar en internet. O también como era el caso en los trabajos que hizo Neurona para Podemos en las elecciones autonómicas de mayo de 2019.

“En la gran mayoría de los archivos se desconoce el autor”, dice en otro punto de sus conclusiones la Policía. Cita en concreto las imágenes que se usaban para los carteles electorales de los candidatos a las elecciones. Alega que se sacaron de fuentes abiertas y que de hecho eran imágenes que estaban sujetas a derechos de autor. Añade que en aquellos trabajos que sí figura el autor, se trata de personas relacionadas con Podemos y no con Neurona: Ángela Medialdea, Patricia Pinta o Javier Iváñez. “Serían ajenos a la empresa contratada”, dice el documento.

La UDEF cita a otras personas como autores de los trabajos como Vicente CAMU o Waldemar Aguado. Los policías alegan que no se puede acreditar que pertenezcan a Neurona porque esta sociedad no presentaba trabajadores. Aguado es una de las personas sobre las que el juez que investiga el caso Juan José Escalonilla ha pedido su localización para citarle como testigo. Según explicaron a Vozpópuli fuentes de la investigación, es una de las personas a las que se le remitió el borrador del contrato entre Podemos y Neurona, por lo que sí tendría vinculación con la consultora.

"Los conceptos que presentan son tan genéricos que por parte de este grupo de investigación no es posible determinar una relación directa entre los conceptos contratados y los facturados", dice el informe. Llaman la atención respecto al hecho de que una de las facturas, valorada en 520.000 dólares, tiene el concepto de Gestión y manejo de Redes sociales Facebook primer semestre de 2019 pese a que las elecciones eran en abril. La UDEF aprovecha para recordar la falta de claridad en torno a las fechas sobre la firma del contrato, los pagos y la fechas de las elecciones.

La Unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional había concluido en otro informe que la mayoría de los vídeos y otros archivos aportados por Podemos se crearon entre marzo y abril de ese año, apenas dos meses antes de los comicios. La Policía analizó los "metadatos relevantes" de un total de 709 imágenes, 304 vídeos y 69 documentos. "Se puede observar cómo la mayoría de archivos han sido creados entre los meses de marzo y abril de 2019", indicaba, precisando que la mayoría de los archivos también han sido modificados en esos meses.

Nuevo canal de debate

Debido a los trabajos de mejora que estamos desarrollando en Vozpópuli, suspendemos temporalmente la sección de comentarios. En los próximos días pondremos a disposición de nuestros lectores un nuevo canal de debate en el que podrán seguir trasladándonos como hasta ahora sus ideas y opiniones.