La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) ha remitido un nuevo informe al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, donde refuerzan las sospechas sobre el vehículo que recibió presuntamente como regalo la exasesora del exconsejero madrileño Francisco Granados, María Victoria Cristóbal Araujo.

En el documento, los agentes explican que la documentación hallada en la sede de la empresa Obras y Vías SA, propiedad del constructor Ramiro Cid, imputado en la causa, apuntaba a que el vehículo Mercedes SLK investigado fue supuestamente "pagado" al concesionario Car Valdemoro por esta mercantil, pese a que el mismo figura a nombre de ex dirigente 'popular' María Victoria Cristóbal Araujo en la Dirección General de Tráfico (DGT).

La Guarda Civil mantiene que todos los indicios apuntan a que el vehículo podía haber sido un obsequio a la ex jefa de prensa del Partido Popular de Madrid, exconcejal de Majadahonda y exasesora del cabecilla de la trama Púnica. 

Es la misma situación detectada con otro vehículo, en este caso el Mini modelo Cooper que utilizaba la mujer de Granados, María Nieves Alarcón, y que apareció quemado de manera intencionada en el garaje donde lo guardaba la pareja. Sobre la propiedad de este último automóvil, la Guardia Civil ya ha elaborado dos informes, en los que concluye que el mismo fue un regalo del empresario al político como "contraprestación" por supuestos favores urbanísticos.

En su reciente informe, al que ha tenido acceso Vozpópuli, los agentes de la UCO analizan el modelo 347 de Car Valdemoro aportado por la Agencia Tributaria al procedimiento "donde se comprueba que únicamente se declara una operación con María Victoria Araujo en el apartado de ventas de 2006 y por un importe de 5.400 euros". Sin embargo, la Guardia Civil manifiesta que la factura del coche marca Mercedes asciende a una cuantía mucho superior, 30.500 euros.

La clave, los pinchazos telefónicos

"Según las cuentas que se han recibido de las diferentes entidades bancarias y en las que interviene María Victoria Cistóbal, en ninguna de ellas se ha observado la existencia de asiento alguno que concuerde en fecha y cantidad con el importe que Car Valdmeoro declara en el modelo 347, así como tampoco con el importe de la factura de la venta del vehículo emitida por el concesionario", recalcan los agentes.

A raíz de recibir el documento de UCO, el juez Velasco solicitó a la Agencia Tributaria que rastrease "todos los productos bancarios en los que intervenga o haya intervenido" desde el año 2006 hasta hoy Cristóbal Araujo.

El caso de la exconcejal ha pesado también el contenido de las numerosas conversaciones que esta mantuvo precisamente con Francisco Granados cuando este tenía el teléfono intervenido por orden judicial. En las mismas, además de constatarse la estrecha relación entre ambos a pesar de que cuando se producen él ya no está en política y ella ejerce de concejal de Relaciones Instituciones en el Ayuntamiento de Majadahonda, aparecen precisamente referencias a un "piso" y un "coche" supuestamente regalados a ella por el cabecilla de la trama.

De hecho, en una llamada del 2 de julio de 2014, pocos meses antes de la detención del político madrileño, Vicky se quejaba de que el expresidente José María Aznar la quisiera echar de la fundación FAES, donde ella trabajaba en aquel momento. Al parecer, por temor a que saliera con escándalo "muy gordo de ella", según se recoge en un informe que forma parte del sumario de la UCO.