El Tribunal de Cuentas ha dado un plazo máximo de 15 días a los líderes independentistas del procés para que abonen un total de 5,4 millones de euros por los gastos ocasionados con la defensa de la causa en el exterior. Así lo recoge en el acta de liquidación levantada esta mañana en la que determina que de esa cuantía, 5,1 millones corresponden a los daños ocasionados a los fondos públicos. En el caso de que no cubran el importe, el órgano fiscalizador advierte que procederán al embargo.

El acta se conoce tras dos días de alegaciones en relación a esta instrucción que surgió a petición del Congreso con el fin de fiscalizar el destino final de los recursos asignados a Cataluña entre 2011 y 2017. De este modo divide los 5,4 millones de euros en partidas que van desde los viajes realizados al exterior por los expresidentes y exconsejeros catalanes hasta las relativas a las delegaciones creadas en el exterior para publicitar la deriva independentista.

Así, la partida el mayor gasto atribuido a Artur Mas, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, entre muchos otros, es el relativo al Consejo de Diplomacia Pública Catalana (Diplocat). El Tribunal de Cuentas les reclama 1,53 millones de euros a los arriba mencionados y a Francesc Homs (exconsejero de presidencia), Andreu Mas-Colell (exconsejero de Economía), Raül Romeva (Exteriores), Mireia Vidal (interventora general de al Generalitat) y su sustituta Rosa Vidal y el exsecretario general del Diplocat, Alberto Royo.

Por los viajes realizados por los expresidentes se les atribuye un total de 274.069 euros y 317.786 euros en el caso de las salidas al extranjero de la vicepresidencia y consejeros de Exteriores, Economía, Presidencia y Agricultura. Otra de las grandes partidas que desglosa en Tribunal de Cuentas es la que los líderes del procés y sus antecesores destinaron para impulsar delegaciones en el extranjero. Las conocidas como 'embajadas catalanas' costaron al erario público cerca de un millón de euros.

En concreto, y de acuerdo con el acta del órgano, se destinaron 931.088 euros para la docena de delegaciones impulsadas en Europa y América. Destaca la de Estados Unidos (con un presupuesto de 148.538 euros) y la de Austria, dotada con 136.829 euros. Para el personal del Diplocat apartaron poco más de 80.000 euros para el jefe de la oficina de prensa de este consorcio creado bajo la presidencia de Artur Mas, un total de 134.000 euros.

Otra de las grandes partidas fue la relativa a las contrataciones con empresas ligadas al movimiento independentista. Artur Mas, Francesc Homs, Mas-Colell, Mireia Vidal y Alberto Royo deberán abonar de manera conjunta solo por este apartado un total de 1,3 millones de euros. A ello se le suman contratos de Diplocat o las subvenciones por 423.000 euros del patronato de Cataluña. La suma total de lo que ahora tendrán que abonar es de 5,4 millones de euros de los cuáles 270.000 son intereses por el tiempo transcurrido.

A pesar de que la causa se dirigía contra 42 personas, la Delegada ha exonerado a los exconsejeros de presidencia Neus Munté (enero 2016- julio 2017) y Jordi Turull (julio-octubre 2017) al no ser competentes en materia de acción exterior. También quedan fuera de este procedimiento un total de cinco interventores delegados y el exembajador Juan Prat Coll.