El verano de 2015 está siendo superlativamente árido en España. La reserva hidráulica se encuentra al 64% de su totalidad, perdiendo un porcentaje mayor a dos puntos por semana y dejando una reserva que ahora mismo está por los 35.102 hm3 de agua a nivel nacional. Pero la preocupación aumenta en la cuenca del Tajo, donde sus niveles bajan hasta el 53,1%, debido a la reciente aprobación en el Consejo de Ministros de 20 hm3 con destino al río Segura. “La situación es insostenible, ya que la cabecera del Tajo se encuentra alrededor del 16% y, previsiblemente, no va a llover más en todo el verano”, afirma la responsable de medio amibiente de IU en Castilla-La Mancha, Rosa Prieto.

Así, a finales de 2013 el Gobierno de Mariano Rajoy, con Miguel Arias Cañete como ministro de Agricultura, presentaba un memorándum que introducía una serie de modificaciones relativas a los trasvases entre cuencas, en general, y particularmente, al funcionamiento del trasvase Tajo-Segura. En dicho acuerdo -firmado por Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana, Extremadura y la Región de Murcia- se establecía un límite de 400 hm3 para garantizar la sostenibilidad del río más largo de la Península Ibérica. Sin embargo, para la Plataforma que defiende al Tajo fundamenta que no es suficiente e incluso, a juicio de su presidenta, “presumiblemente este verano el nivel del agua bajará del margen que se estableció en su día”.

Chillarón del Rey lleva un mes necesitando un servicio de camiones cisterna para suministrar agua a sus vecinos, sin embargo, el Gobierno aprueba los 20 hm3 para el trasvase al río Segura

Tal y como se aprecia en las imágenes la realidad es totalmente sobrecogedora en los embalses de Entrepeñas (Sacedón, Guadalajara) y Buendía. Tanto es así, que en Buendía (Cuenca) las actividades lúdicas relacionadas con el turismo y el ocio han cesado. “Antes se efectuaban distintas salidas para navegar en el pantano, realizar deportes acuáticos y demás acciones derivadas, pero a día de hoy solo sobrevive una con muchas dificultades”, afirma Rosa Prieto. En este sentido, la única empresa de multiaventura necesita una excavadora para poder desarrollar su labor porque el agua se encuentra a varios metros de lo que debería ser la orilla habitual en estas épocas del año.

El malestar aumenta según continúa el trascurso del río y Chillarón del Rey es una localidad alcarreña indignada con la nueva concesión del Gobierno a la Comunidad Valencia y a la Región de Murcia. La población, emplazada a un par de kilómetros del embalse de Entrepeñas, lleva un mes necesitando un servicio de camiones cisterna para suministrar agua a sus vecinos. La obra de abastecimiento a los municipios ribereños iba relacionada con los acuerdos del trasvase, pero el Ministerio de Fomento va prolongando la canalización y las últimas noticias que tiene la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha es que quieren retrasarla hasta 2018, cuando debería haber finalizado en diciembre de 2014. Asimismo, el Ejecutivo castellanomanchego critica que la cartera administrada por Ana Pastor se lleve el agua del Alto Tajo e incumpla a la vez el contrato. “No ejecutan las obras de canalización, deben tres millones de euros del agua trasvasada desde 2009 y no mantienen los márgenes del caudal”, reconocen fuentes de la Consejería de Fomento a este periódico.

Para hacer la problemática más visual, la Plataforma en Defensa del Tajo y el Alberche -junto a otras de similar índole- se ha trasladado varias veces a la sede del Parlamento Europeo para solicitar una mediación en el conflicto. “Estamos pendientes de que venga una comisión de europarlamentarios a visitar el río. A mí me gustaría que viniesen en este mismo momento, ya que la situación es evidente porque el agua circula a 3 m3/s en su mejor momento del día”, expresa Rosa Prieto. Y es que se ha creado un tejido social muy bien organizado para garantizar unos máximos en el trasvase, ya que incumple la normativa europea marco del agua, la Red Natura 2000 y el Convenio Aarhus. Igualmente, ya presentaron un recurso contra el memorándum ante el Tribunal Superior de Justicia, aunque reconocen que “es una carrera de fondo” porque llevan varios años aportando pruebas de la insostenibilidad del proyecto y aún no han conseguido nada.

“Es una tomadura de pelo”

Por su parte, la recientemente incorporada consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, califica en declaraciones a Vozpópuli de “tomadura de pelo” las condiciones que se acordaron inicialmente en el trasvase Tajo-Segura. A su juicio, las características sociales, naturales y económicas han evolucionado con el paso de los años y la región tiene el mismo derecho que otras comunidades autónomas a seguir desarrollándose. “Como sigan así van a terminar trasvasando lodo”, acentúa De la Cruz.

De la Cruz: "Vamos a revisar todos los planes hidrológicos que afectan a Castilla-La Mancha, además de consumar la redacción de una nueva ley de aguas que aborde todas las cuestiones posibles"

De este modo, la titular castellanomanchega de Fomento afirma que desde su Gobierno -y más concretamente el presidente de la Comunidad, Emiliano García-Page- tienen la intención de revisar todos los planes hidrológicos que afectan a Castilla-La Mancha, además de consumar la redacción de una nueva ley de aguas que “aborde todas las cuestiones posibles, que pida informes de aprobación antes de realizar un trasvase  y que certifique unos niveles mínimos de agua en los pantanos de cabecera”.

Para De la Cruz es muy importante emprender estas dos iniciativas porque el río Tajo va recogiendo aguas residuales a lo largo de su trayecto y “si le seguimos quintado agua, se va a convertir en un río muerto”. Además, la consejera incide en la preocupación medioambiental que causa comprobar que un 10% del agua envasada en los citados pantanos corresponde a fango, conforme indica un estudio elaborado recientemente por la Universidad de Castilla-La Mancha. “Cualquiera que se pase por la zona puede comprobar que no hay agua”, reivindica.

El pasado lunes 3 de agosto el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, exteriorizaba su opinión sobre el mantenimiento del trasvase y defendía la cuestión como “legal” y “justa”, además de pedir abiertamente que se mantuviesen los términos “como están”. En este sentido, Elena de la Cruz deja claro que quieren ser solidarios y no empezar una guerra, pero no pretende que el agua “se regale” como en los últimos cuatro años: “Cospedal permitió que se abriese el grifo al otro lado del trasvase de tal manera, que sin tener en cuenta el nivel de los pantanos de cabecera y el caudal ecológico del río, se ha estado destrozando agua sin ningún tipo de consideración”.