El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha decidido este jueves remodelar el Govern de Cataluña. Y lo ha hecho a falta de dos semanas para su inminente inhabilitación por parte del Tribunal Supremo, lo que, en el supuesto de que se ratificara la sentencia condenatoria, forzaría un adelanto electoral que pide ERC en plena crisis interna del independentismo

Son tres los cambios que este jueves se han producido en el Govern. Miquel Sàmper pasa a sustituir a Miquel Buch al frente de Interior, Ramon Tremosa suple a Àngels Chacón en la cartera de Empresas y por último Àngels Ponsa se ocupará de Cultura, que hasta ahora ostentaba Mariàngela Vilallonga.

Esta decisión supone, de facto, prolongar la legislatura, alejando así el adelanto electoral que rechaza el expresidente Carles Puigdemont y, por otro lado, reclama ERC, Por tanto, la formación republicana se vería forzado a salir del Govern ante la negativa de Torra a convocar unos comicios autonómicos. 

La remodelación del Govern se produce, también, en plena crisis interna del sector 'posconvergente' del independentismo catalán, tras la ruptura entre Junts y el PDCat. A pesar de la sucesión de bajas de militancia en el PDCat por parte de miembros del Ejecutivo catalán, el Govern ha mantenido que esta escisión no afectaría a su funcionamiento. 

Sin embargo, se da la circunstancia de que una de las consejeras cesadas, Àngels Chacón, era la única representante del PDECat en el Gobierno catalán tras la escisión. Por su parte, Buch habría comunicado recientemente al president su intención de finalizar su etapa como consejero de Interior en el Govern, según 'La Vanguardia'.