Son los más diestros de entre los diestros. Tiradores de precisión de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se dan cita para poner a prueba sus capacidades e intercambiar conocimientos sobre su especialidad. El ejercicio tuvo lugar en Zaragoza, en dependencias del Centro Nacional de Adiestramiento San Gregorio del Ejército de Tierra. Vozpópuli reúne en una fotogalería algunas de las imágenes de sus participantes que dan cuenta de la meticulosidad y el mimetismo con que se desempeñan.

Son capaces de alcanzar a su objetivo en distancias que alcanzan varios centenares de metros, incluso más allá del kilómetro. Todo detalle entra en acción: desde la fuerza con la que sopla el viento hasta la temperatura ambiente. No es lo mismo apretar el gatillo en un ambiente árido que a varios grados bajo cero. No para los tiradores de precisión.

Así lo ensayan los miembros de las Fuerzas Armadas en diversos ejercicios. Si el calor es asfixiante, prueban a disparar una bala que ha sido almacenada en un lugar fresco y en óptimas condiciones; después, lo hacen con otra que ha permanecido bajo el sol. El resultado es completamente diferente. Y eso, en una misión real con vidas en juego, marca la diferencia entre el éxito o el fracaso.

El ejercicio que se desarrolló en Zaragoza se bautizó con el nombre de Long Precision 21 y estuvo organizado por la brigada Almogávares del Ejército de Tierra de paracaidistas. Se trata de una unidad expedicionaria cuya principal característica es la rapidez con la que son capaces de desplegarse y maniobrar.

Los participantes en el ejercicio

El ejercicio reunió a tiradores de precisión del Ejército de Tierra, del Ejército del Aire y de la Armada, así como a los de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. También contó con la participación de efectivos procedentes de países integrados en la OTAN.

Fuentes militares consultadas por Vozpópuli señalan que el principal objetivo de estos ejercicios es poner a prueba la interoperabilidad de especialistas de diferentes cuerpos, tanto nacionales como internacionales, además de examinar sus capacidades. También el intercambio de conocimientos y formas de actuar ante diversos imprevistos.

Tiradores del Ejército de Tierra

La siguiente fotogalería está protagonizada por los miembros del Ejército de Tierra que participaron en el Long Precision 21.

El ejercicio se bautizó con el nombre de 'Long precision 21' / José Hontiyuelo Sanz/DECET
La brigada Almogávares VI del Ejército de Tierra organizó el ejercicio / José Hontiyuelo Sanz/DECET
El escenario elegido fue el Centro Nacional de Adiestramiento San Gregorio, en Zaragoza / José Hontiyuelo Sanz/DECET
Los tiradores de precisión pusieron a prueba sus capacidades / José Hontiyuelo Sanz/DECET
Además del Ejército de Tierra, participaron tiradores del Aire, la Armada, la Policía, la Guardia Civil y otros países OTAN/ José Hontiyuelo Sanz/DECET
El intercambio de experiencias y la puesta a punto de la interoperabilidad es uno de los objetivos que se persigue/ José Hontiyuelo Sanz/DECET
La distancia y las condiciones meteorológicas, cruciales en la actividad del tirador y de su binomio/ José Hontiyuelo Sanz/DECET
Tirador de precisión, en el ejercicio desarrollado en Zaragoza/ José Hontiyuelo Sanz/DECET
Militares mimetizados con su entorno/ José Hontiyuelo Sanz/DECET
Los tiradores de precisión actúan en binomio, con el apoyo de un compañero/ José Hontiyuelo Sanz/DECET
Los militares descansan durante el transcurso del ejercicio/ José Hontiyuelo Sanz/DECET
El ejercicio puso a prueba la habilidad de los tiradores / José Hontiyuelo Sanz/DECET
Uno de los participantes del Ejército de Tierra / José Hontiyuelo Sanz/DECET
Charla informal entre algunos de los participantes / José Hontiyuelo Sanz/DECET