Miles de personas han desbordado este sábado el paseo de Gràcia y el centro de Barcelona en una manifestación contra el terrorismo tras los atentados de la semana pasada, una protesta bajo el lema "No tinc por" (No tengo miedo) a la que ha asistido el Rey, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los presidentes autonómicos, entre otras autoridades

La cabecera de la manifestación ha estado protagonizada por 75 representantes de todos los cuerpos de seguridad -Mossos, Policía Nacional, Guardia Civil y policías locales- y de emergencias, así como de entidades ciudadanas que tuvieron un papel destacado el pasado 17 de agosto en los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils (Tarragona), que causaron 15 muertos y más de 120 heridos. 

Cabecera de la manifestación en Barcelona, "No tinc por"

Antes de las 18.00 horas, momento en que ha empezado oficialmente la manifestación, el sonido más escuchado en esta céntrica avenida ha sido el de los aplausos espontáneos a los miembros de diferentes cuerpos de seguridad y emergencias, como los Bomberos de la Generalitat, que se dirigían a la primera fila para encabezar la manifestación.

Pitidos al Rey y a Rajoy

Una acogida diferente a la han dispensado colectivos independentistas a algunas de las autoridades políticas, como el Rey Felipe VI, o el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que al incorporarse a la manifestación han recibido algunos abucheos.

El rey Felipe VI y Mariano Rajoy llegan a la manifestación de Barcelona.

De hecho, entre el público se han visto algunas pancartas críticas con la monarquía y el gobierno por su política armamentística y sus relaciones internacionales.

Justo detrás de la cabecera y antes de las filas destinadas a los los políticos y representantes institucionales había una segunda cabecera con representación ciudadana en la que destacaba la presencia de familiares de las víctimas de los atentados, que han podido escuchar cómo un gran número de asistentes ha coreado el lema de la protesta: "No tinc por".

Desafío soberanista

Desde colectivos independentistas que se han apostado cerca de las cabeceras de la manifestación se ha silbado la llegada de Mariano Rajoy y de miembros del Gobierno, que se ha producido sobre las 17:45 horas. Un poco más tarde ha sucedido lo mismo con la llegada del Rey.

En la manifestación se han podido apreciar un gran número de emblemas independentistas, sobre todo concentrados tras los políticos, así como banderas catalanas y españolas por todo el recorrido.

"Vuestras políticas, nuestras muertes; Felipe VI y el Gobierno, cómplices del tráfico de armas"

También se han desplegado dos grandes pancartas azules con los lemas "Vuestras políticas, nuestras muertes" y "Felipe VI y el Gobierno, cómplices del tráfico de armas", de colectivos soberanistas contrarios a la presencia del monarca y del Gobierno central.

Pero el lema que ha protagonizado la protesta contra el terrorismo, en un austero fondo blanco y letras grandes de color negro, es la de "No tinc por", que también se ha coreado de forma reiterada y del que se podía leer en diferentes idiomas en pancartas más pequeñas portadas por ciudadanos de múltiples nacionalidades, muchos de ellos turistas.

El Rey, Rajoy, Puigdemont y otras autoridades han caminado por el paseo de Gràcia hacia la plaza de Catalunya flanqueados por jóvenes de diferentes religiones, entre ellos una chica ataviada con el pañuelo islámico.

También se ha podido apreciar como una 'colla' castellera ha formado un gran castillo humano frente a la emblemática Pedrera del paseo de Barcelona, en lo alto del cual se ha mostrado una vez más una pancarta con el lema "No tinc por".

Manifiesto en Plaza Cataluña

Una vez en esta plaza, donde concluía la manifestación, la actriz Rosa María Sardá y la portavoz de la entidad Ibn Batuta, Míriam Hatibi, han leído en un manifiesto: "No tenemos miedo porque el comportamiento de nuestros conciudadanos ha demostrado que somos una sociedad solidaria".

Con él, ha quedado concluida la marcha en la que el rey Felipe se ha despdido, de nuevo, entre los pitidos de gran parte del público.