Aún con la resaca de la victoria electoral del 4-M, Pablo Casado se encontró el pasado martes en el restaurante 'Numa Pompilio' con una escena que le causó una honda impresión, según relatan a este 'Buscón' varias personas que le acompañaron a este selecto italiano ubicado en el número 18 de la madrileña calle de Velázquez.

Al poco de sentarse en la terraza interior, una de las más bonitas del centro de la capital, varios de los comensales se acercaron al líder de los 'populares' para felicitarle por los resultados y pedirle si podían hacerse unas fotos con él. Nada extraño para Casado, que aceptó de buen grado, más si cabe encontrándose en el barrio de Salamanca, territorio con un alto porcentaje de votantes del PP.

Lo chocante fue al terminar el almuerzo, cuando Casado se levantó de la mesa para marcharse. En ese momento, el resto de comensales también se pusieron en pie y comenzaron a aplaudirle entre gritos de "presidente, presidente, presidente". Un hecho espontáneo que no le había pasado desde que dirige el PP.

El líder del principal partido de la oposición agradeció los vítores de los 'tiffosi' del PP con una 'vuelta al ruedo' en la que repartió saludos y salió del 'Numa Pompilio' un tanto abrumado ante la inesperada escena, según las citadas fuentes.

A la búsqueda de la nueva sede

El PP disfruta de las mieles del éxito del 4-M en plena búsqueda de un edificio para la nueva sede nacional. La formación de Casado ya tiene una lista con seis edificios que le ha facilitado una consultora contratada para esta operación inmobiliaria, según reveló Vozpópuli este viernes. Todos los emplazamientos están en la misma zona que Génova, así que la mudanza no será muy lejos.

Casado anunció la salida de la calle Génova dos días después de las elecciones catalanas del 14-F y desde entonces, el PP ha estudiado la oferta de oficinas en Madrid con una premisa: que la nueva sede estuviese dentro del anillo de la M-30. Con el paso de las semanas se descartaron algunas opciones por su lejanía -caso de los barrios de Las Tablas o Sanchinarro-, pero también ubicaciones cercanas a Génova que había disponibles en la zona de Ventas o Retiro.

El resultado de ello es que los seis edificios pre-seleccionados por el equipo del secretario general, Teodoro García Egea, están en un radio de unos centenares de metros en torno a la histórica sede nacional. Y con la salvedad de que todas las ubicaciones ofrecidas por la consultora tienen alguna 'pega'. "No se ha dado con el edificio perfecto", admiten las citadas fuentes.

Por ejemplo, en algún caso hay más metros cuadrados de los previstos para las futuras oficinas de la dirección nacional y el PP madrileño. Otro emplazamiento se queda un poco corto de espacio y uno de los seleccionados no dispone de todas las plazas de garaje que el partido desearía.