La televisión de pago superó por primera vez la barrera de los ocho millones de abonados al finalizar 2020 (8,2 millones) tras experimentar un incremento del 13,6%, un millón de abonados más que en 2019, según datos de la CNMC.

El último trimestre del año cerró con unos ingresos totales de 500,6 millones de euros para la televisión en abierto y 531,6 millones de euros para la televisión de pago. Los ingresos totales de los servicios de televisión cayeron en 2020 cerca de un 10% respecto a 2019.

El consumo promedio de televisión fue de 222 minutos por persona y día situándose la media en tres horas y 42 minutos, en el cuarto trimestre de 2020. Estos datos reflejan un aumento de 37 minutos por espectador/día con respecto al trimestre anterior (que fue el trimestre de verano) y un aumento de 11 minutos con respecto al mismo trimestre de 2019.

TDT, a la cabeza

El consumo de televisión (en abierto y de pago) se repartió en un 75,2% para la TDT, el 1,4% para la TV por satélite, y el 23,4% para las plataformas de TV por cable y TV IP, según la CNMC.

Respecto a los ingresos derivados de la publicidad en televisión (incluyen publicidad convencional, patrocinios, televenta, telepromociones y emplazamiento de productos) fueron muy similares a los del cuarto trimestre del año anterior situándose en 530 millones de euros, con un retroceso interanual del 2,4% (muy lejos de la caída histórica del 45% del segundo trimestre de 2020 explicada por el estado de alarma decretado en España por la crisis del Covid-19).

Los mayores ingresos publicitarios en el trimestre fueron para Atresmedia con 216,8 millones de euros y el grupo Mediaset con 212,3 millones. Estos dos grupos de televisión, representaron conjuntamente el 81% de los ingresos de publicidad en televisión.