Roberto López Abad se libra de la cárcel. El Tribunal Supremo ha absuelto este martes al exdirector general de la Caja de Ahorros de Mediterráneo del delito societario continuado de falsedad contable en relación con el ejercicio de 2010. A juicio de la Sala de lo Penal, no ha quedado suficientemente acreditado que la alteración de las cuentas fuera “idónea para causar un perjuicio a la sociedad, a los socios o a un tercero”.

En la sentencia también ha acordado la condena a un año y seis meses de prisión a la exdirectora general de la Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM) María Dolores Amorós Marco por falsear las cuentas de la entidad en los informes presentados al Banco de España.