Sucesos

'El crimen de los tirantes de España' en el que nunca aparecieron los tirantes

La Policía introdujo esta prenda en su atestado en base a testigos y el Juzgado le dio veracidad aunque nunca apareció la prenda. La sentencia no da por acreditada su existencia

Rodrigo Lanza, culpable por el crimen de los tirantes.
Rodrigo Lanza, culpable por el crimen de los tirantes. Europa Press

El violento antisistema Rodrigo Lanza ha sido condenado a cinco años de cárcel por matar en 2017 en Zaragoza a Victorino Laínez por motivos ideológicos. Es una pena muy inferior al cuarto de siglo que pedían las acusaciones. Se ha dicho hasta la saciedad que el detonante fueron unos tirantes con la bandera de España que llevaba la víctima, pero la sentencia dice que no hay ninguna evidencia que lo acredite. La prenda nunca apareció, aunque varios testigos afirmaron haberla visto.

Teclear “crimen de los tirantes” en el buscador de referencia arroja automáticamente 461.000 resultados en la red. Esa idea ha sido muy difundida de nuevo a raíz de la condena. Incluso el popular escritor y periodista Arturo Pérez Reverte avaló esta versión en su cuenta personal de Twitter (2,1 millones de seguidores): “Hace pocos días, dos encapuchados quisieron entrar en mi casa a robar. Si les llego a dar un escopetazo de postas, me habría comido más cárcel que Rodrigo Lanza. Ruego a los próximos asaltantes que lleven tirantes con bandera española, que atenúa mucho”.

Los jueces que integran la sección número 3 de la Audiencia Provincial de Zaragoza no creen que Laínez llevase tirantes. En el apartado de hechos probados tan sólo se explican que una de las personas que estaban con Lanza en el pub Tocadiscos de la capital maña le advirtió de que Laínez, al otro lado de la barra, era “de extrema derecha o neonazi”. Eso provocó que el condenado se dirigiese a su víctima y mantuviera un enfrentamiento verbal, preludio de la posterior agresión mortal. 

"Hechos no probados"

No obstante, el ponente de la sentencia, el juez José Ruiz Ramo, dedica un apartado específico de “hechos no probados” que comienza con un desmentido sobre la existencia de los tirantes: “Pablo –testigo no 1- no le dijo a Rodrigo Andrés Lanza que Victorino Laínez llevaba en ocasiones tirantes con los colores de la bandera española. Tampoco le dijo Rodrigo Andrés Lanza a Victorino Laínez que llevaba tirantes con la bandera española”.

Extracto de la sentencia que condena a Lanza
Extracto de la sentencia que condena a Lanza

A lo largo de los 42 folios de resolución judicial -ante la que cabe recurso- tan solo se hace referencia a la prenda en otras tres ocasiones para abundar en la misma idea. No hay rastro de los tirantes o al menos el jurado popular que decidió el veredicto, no lo considera probado. 

Vozpópuli informó en febrero de 2018 -dos meses después del suceso- que los investigadores no tenían en su poder los tirantes. Era una prueba relevante a la hora de demostrar el componente ideológico del crimen, susceptible de ser considerado un agravante en la condena. Este periódico accedió a un correo remitido por la Brigada Provincial de Información de Zaragoza a los servicios sanitarios que atendieron a Laínez.

"Se solicita remisión de los tirantes"

“Por ser necesario para las investigaciones”, la Policía pedía que se les facilitasen “las ropas que portaba” la víctima y “en particular se solicita la remisión de los tirantes que portaba el filiado anteriormente”. Según informó a este periódico la Jefatura Superior de Policía de Aragón, la respuesta que recibieron de los servicios sanitarios es que los tirantes no estaban. En caso de existir, se habrían extraviado cuando a la víctima se le despojó de su ropa para proceder a las labores de reanimación.

Correo electrónico de la Policía solicitando los tirantes al 061
Correo electrónico de la Policía solicitando los tirantes al 061 Vozpópuli

¿De dónde salió entonces la prenda con la que se dio a conocer el suceso?Vozpópuli ha analizado la documentación del caso y se ha puesto en contacto con los testigos que dijeron haber visto los tirantes y cuyos testimonios se recogían en el primer atestado que dio origen a esa referencia. 

Las agencias de noticias informaron del suceso el 13 de diciembre, cinco días después de los hechos. Remitían a la información adelantada por el periódico local Heraldo de Aragón, que ya en su primera información citaba a testigos presenciales para referirse a los tirantes como detonante de la agresión. No solo fueron las primeras informaciones periodísticas, la tesis de los tirantes venía recogida en el propio auto judicial que ordenó el ingreso en prisión de Rodrigo Lanza.

El origen de la prenda que dio nombre al caso

El Juzgado de Instrucción número 6 de Zaragoza que asumió el caso, justificó así el ingreso en prisión de Rodrigo Lanza: “Podría haber dado muerte a Victorino movido por los motivos relativos a la ideología de la víctima tras haberle recriminado o llamado la atención por el simple hecho de portar, en el legítimo uso de su libertad personal, unos tirantes con los colores de la bandera española”. Ya había un documento oficial que recogía la existencia de la prenda.

El departamento de prensa oficial del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) difundió un comunicado sobre la decisión del Juzgado con el siguiente titular: “La juez decreta prisión para el hombre investigado por agredir a otro por llevar tirantes con la bandera de España”. El dato era ya oficial. 

En la decisiones que adoptan los jueces juega un papel clave la información que le facilitan los investigadores policiales. Este periódico ha accedido a las decenas de folios con las diligencias policiales. En el atestado de la Policía Nacional se aprecia el origen de la referencia a los tirantes, a veces de forma difusa -”al parecer”- y siempre basadas en las declaraciones de testigos.

Extracto del atestado policial
Extracto del atestado policial

Marta N. una de las que acompañaba a Rodrigo Lanza en el bar introdujo esa clave a los agentes. “En su declaración también manifiesta que eran conocedores de que la víctima era de ideología ''falangista" y que se suele mover por los bares con tirantes con la bandera española, motivo por el cual Rodrigo comenzó una discusión con la víctima”. Era una prenda habitual en él, pero no pudo acreditar que lo llevase ese día.

En otra fase del atestado, uno de los agentes la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) que se desplazó a la zona (del grupo Centella 11) atribuía al propietario del bar un comentario donde manifestaba que aquella noche “entraron en el local dos chicos y dos chicas y se colocaron al fondo de la barra, donde se pusieron a consumir de manera normal; estando ya la víctima en el local cuando entraron los anteriores”. 

"Nadie me puede decir lo que yo vi"

“Como la víctima llevaba unos tirantes con la bandera de España, los anteriores empezaron a meterse con la víctima, llamándole facha de mierda, puto nazi hijo de puta reiteradamente”, prosigue el relato policial. Vozpópuli se ha puesto en contacto con el dueño del bar. Dos años después de los hechos, se mantiene firme y confirma que la víctima sí llevaba los tirantes: “A mí nadie me puede decir lo que yo ví, claro que los llevaba y los vio todo el mundo. Se los cortaron los sanitarios cuando fueron a atenderle” 

Otros dos testigos del caso que estaba allí esa noche tomando algo con unos amigos aportaron la misma versión. Uno de ellos es Jorge R.S. A Los agentes les dijo que un ataque ideológico “ya que la víctima llevaba los tirantes con la bandera de España y cuando le atendían sus compañeros vieron que en su móvil llevaba el águila del régimen de Franco, igualmente los agresores llevaban una estética clara de extrema izquierda, si bien es una suposición personal”. Este periódico se ha puesto en contacto con él, pero ha declinado hacer declaraciones.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba