El Departamento de Seguridad Nacional (DSN) ha sacado adelante un plan de cultura que pone el foco en la incorporación del ciudadano español en la defensa de los principios que aborda este órgano. Considera que las nuevas amenazas y la mutación de las antiguas afectan directamente a la sociedad, en tanto que el individuo es objeto de agresiones o campañas de desgaste que afectan directamente a la seguridad nacional.

Dicho plan, publicado este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y aprobado recientemente en Consejo de Ministros -como adelantó Vozpópuli-, incluye la recomendación de sumar currículos en los diferentes niveles educativos para “lograr una percepción correcta y fundamentada” y “generar cultura crítica”.

El nuevo plan desarrolla la ley 36/2015 firmada por el Gobierno de Mariano Rajoy, que exigía la promoción de “una cultura de Seguridad Nacional que favorezca la implicación activa de la sociedad”. Durante su redacción se ha contado con la implicación de los 22 ministerios, del CNI y de la Secretaría de Estado de Comunicación.

Formación en Seguridad Nacional

El documento consta de 11 páginas que establece una batería de medidas y recomendaciones para “la promoción de una cultura de Seguridad Nacional, porque nadie es hoy ya sujeto pasivo de la seguridad”. Entre las líneas de acción propuestas figura la “formación” en el sistema educativo para “lograr una percepción correcta y fundamentada sobre la Seguridad Nacional”.

El DSN plantea la inclusión de currículos “sobre la seguridad humana y sobre las diferentes herramientas de las que dispone el Estado en los niveles de Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Bachillerato y Educación Superior Universitaria, Enseñanza Militar, así como en la Formación Profesional Básica, de Grado Medio y de Grado Superior.

Asimismo sugiere el fomento de contenidos especializados en colegios profesionales, academias y sociedades científicos, además de en ámbitos de “seguridad, defensa, justicia, salud, energía, inteligencia, información, medio ambiente, clima, transporte o ciberespacio”. También considera la necesidad de “proporcionar conocimientos” para evitar campañas de desinformación.

Líneas de acción

Las líneas de acción restantes se centran en la divulgación de amenazas y fortalezas de la Seguridad Nacional, proyectar la relevancia en el exterior -incluyendo contenidos sobre esta materia en los estudios de personal diplomático, entre otras medidas- y fomentar la participación de la ciudadanía y de organizaciones de la sociedad civil en la promoción de una cultura de Seguridad Nacional.

El DSN viene informando de la redacción del plan a los partidos políticos en reuniones celebradas en la Comisión Mixta del Congreso de los Diputados. También a las Comunidades Autónomas en conferencia sectorial y a un grupo de expertos que ha planteado sus aportaciones.

En el ámbito de la Administración, el plan incluye la creación de una herramienta informática que conectará a todos los ministerios del Gobierno “para conocer las actuaciones sectoriales en cada uno de los ámbitos de actuación”. Así se plantearía “la puesta en marcha de nuevas acciones coordinadas, consensuadas e integrales y la ejecución de planes” en el ámbito de la Seguridad Nacional.